Search
Sunday 20 September 2020
  • :
  • :

3er encuentro en defensa de las semillas nativas, tierras y territorio: freno al uso de insumos químicos

Escucha el reporte

Descarga

Por la autonomía de los pueblosPor Geraldina Lázaro

Foto: Abril Alcaraz

En aras de una reglamentación por el derecho a la alimentación y con el fin de compartir experiencias y alternativas en defensa de las tierras y por una agricultura sostenible, se realizó un tercer Encuentro de promotoras, promotores, facilitadoras y facilitadores por una agrobiodiversidad en defensa de sus recursos naturales, mismos que se ven amenazados por factores sociales como la violencia, la crisis alimentaria, la presencia de transnacionales como Monsanto y el uso de químicos que matan a los polinizadores.

En contexto, Pánfilo Hernández Ortiz, de la comisión de PIDAASSA México, comentó que “hace falta que las políticas públicas fomenten una agricultura más sana, una agricultura que no utilice insumos químicos”. De igual forma, el promotor agroecológico Isidro López González, integrante del Grupo Vicente Guerrero en el estado de Tlaxcala, propuso el uso de “biol”, abono líquido hecho a base de ingredientes naturales, como sustituto de los fertilizantes químicos, lo que, además, explicó Isidro, sería de menor costo y de mayor beneficio para la tierra, la salud y la cosecha.

En este sentido, el testimonio de Zita Cuaticonzi Romano, miembro del mercado agroecológico de Tlaxcala y de la Red Indígena y Campesina para el Desarrollo Agroecológico, mencionó que “dicho movimiento se encarga de rescatar las tradiciones campesinas y dejar de lado el uso de agroquímicos, donde los principales afectados son los polinizadores”. Remarcó que “es importante que por lo menos tres cuartas partes de los alimento que llegan a nuestras mesas debe polinizarse”.

Otra de las prácticas agropecuarias que caracteriza a las comunidades indígenas es la preservación de sus semillas, lo que, como citó Faustino Guzmán, de la organización ARIC, en el estado de Chiapas “es una costumbre que ocurre de generación a generación y ahora con las problemáticas de los transgénicos decidimos aplicar otro método de cultivo y conservación de semillas.  Para que esto suceda se da un intercambio, y así ninguna familia de la comunidad se quede sin semillas”.

En contraste, se presentó «la canasta básica de la ley del derecho a la alimentación»; una propuesta de la nutrióloga Julieta Ponce donde, de manera preliminar, se desarrolla 18 puntos que darán respuesta a una urgente ley que regule el derecho alimentario como se establece desde el año 2011 en el artículo 4° constitucional y cuyo cumplimiento específico no se ha exigido desde entonces.