Search
Friday 25 September 2020
  • :
  • :

Aeropuerto en Texcoco: No queda claro cómo van a manejar el agua: Oscar Monroy Hermosillo

♦ Implicaría “tirar a la basura” 60 años de construcción de obras de hidráulicas

Escucha el reporte


Descarga

atenco-aeropuerto-09493

El pasado tres de septiembre Enrique Peña Nieto presentó el proyecto de un nuevo aeropuerto, que costará ciento sesenta y nueve mil millones de pesos.

Oscar Monroy  Hermosillo ex rector de la UAM Iztapalapa y Presidente de la Comisión de Cuenca Ríos Amecameca y la Compañía explicó que el aeropuerto que planean construir estaría sobre  un terreno que representa una tercera parte del lago de Nabor Carrillo que desde los cincuentas “ha probado gran eficiencia para regular el agua que llega al Distrito Federal  y ha beneficiado a la  biodiversidad por ser atractivo para la migración de aves”.

Afirmó que construir en esta zona implicaría “tirar a la basura” 60 años de construcción de obras de hidráulicas; “No queda claro cómo van a manejar el agua y cómo van a suplir este gran lago…no hay un estudio serio de cómo van a prescindir  del lago de Texcoco como gran vaso de regulación”..

Éste nuevo aeropuerto tiene como propósito mover 120 millones de personas, Monroy Hermosillo señaló que no es necesario concentrar todo en un mismo aeropuerto y que se debería discutir seriamente.

Calculó que el presupuesto destinado a la construcción de aeródromo se podrían presupuestar  aeropuertos pequeños como el de  Santa Lucia, en Tizayuca, en Toluca, etc. “Tres puntos que harían a la ciudad más viable”.

Otra de las propuestas que haría eficiente el tráfico aéreo es invertir en los aeropuertos de la ciudad de México y al norte del DF, en Tizayuca, pero también aeropuertos cercanos, como Cuernavaca y Toluca y crear redes de transporte rápido para la conexión entre aeropuertos con trenes.

Invitó  Oscar Monroy a incluir y discutir con la ciudadanía, “es necesario más transporte aéreo, pero a la mejor el que existe es más que suficiente, solamente hay que hacerlo eficiente” no fueron consultados los ingenieros o urbanistas de la Ciudad de México, finalizó.