Search
Friday 25 September 2020
  • :
  • :

Alejandro Solalinde habla del Viacrucis Migrante

♦ Plan Frontera Sur causó estragos violentos, alteración de rutas e impactó en el ejercicio de los derechos humanos de los migrantes

 

Escucha el reporte


Descarga

Viacrucis-Migrante-de-Mexico

El Viacrucis Migrante rompió el cerco impuesto por diversas fuerzas armadas y gente del Instituto Nacional de Migración (INM) que no dejaba salir a los migrantes de Ixtepec, Oaxaca. A pesar de que se montó este perímetro policiaco, consideró el padre Alejandro Solalinde que se lograron objetivos como la de visibilizar lo que está ocurriendo en el sur del país con la implementación del Plan Frontera Sur “ha provocado estragos en los migrantes, ha alterado al ruta y el pleno ejercicio de los derechos humanos”.

 

El activista, Solalinde señaló que para romper el cerco, hicieron falta medidas cautelares y un amparo colectivo a favor de los migrantes, recurso legal que no tenía  precedente en México. También el presbítero comentó que se llegó al uso de la fuerza donde resultaron más de 30 lesionados, 73 denuncias penales y 138 quejas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), aseguró que lo anterior contabilizado evidencia la actuación de migración pero también del gobierno federal.

 

Por otro lado, resaltó la solidaridad de diversos grupos, organizaciones y profesores de la Sección 22 de la CNTE. Cuenta Solalinde, que la sección 22 colocó un primer realizó cordón y así sucesivamente para proteger a las mujeres y a los niños, pero desafortunadamente fueron rebasados por los elementos policiacos.

 

A decir del Padre, la policía reaccionó golpeando con sus escudos a los migrantes y  parte de los migrantes “no sucedieron insultos o manoteos”. Con el alquiler de cuatro camiones de la CNTE es que el Viacrucis llegó a la Ciudad de México para cumplir sus compromisos. Expresó que si el gobierno no los detuvo “fue por cobardía”, dado que si lo decidía así, enfrentaría tanto a la sección 22 como a una huelga de hambre que el mismo Solalinde realizaría en la Secretaría de Gobernación como motivo de las injusticias cometidas contra las personas migrantes.

 

Reseñó el sacerdote, que de igual forma se reunió con Omar de la Torre funcionario del Instituto Nacional de Migración (INM) al día siguiente de su arribo al Distrito Federal, reunión que duró dos horas, donde aprovechó para preguntar a las autoridades dos cosas, la primera “¿Por qué si lo migrantes son irregulares administrativos, son tratados como criminales con tantos policías federales, que vulneran su derechos humanos?” y el segundo, “¿Por qué si el Presidente (Enrique Peña Nieto), le entregó el Premio Nacional de derechos humanos, cómo es que ahora manda a su gente (INM y policía federal) con decenas de patrullas a detenerlo por el delito de tráfico de personas?”, puntualizó.

 

Denunció,  Alejandro Solalinde, venía trabajando bien con la iglesia y la Dimensión Episcopal de Movilidad Humana, sin embargo a raíz del nombramiento de Guillermo Ortíz Mondragón como responsable y quién tiene muy buen relación con el llamado Grupo Atlacomulco, desconoció el trabajo como el que realizan diversos sacerdotes, aludiendo que su labor no era de la iglesia.

 

Si bien Mondragón frenó ciertos procesos, dijo Solalinde, “nuestra labor no depende de un vaivén de la iglesia eclesiástica y seguiremos comprometidos con la gente más excluida”, añadió  “cada día nos organizamos mejor”, reflejo de ello es el recién conformado Colectivo de Defensores de Migrantes y Refugiados (Codemire) que lo integran veintiocho casas de apoyo a los migrantes, entre ellos figuran Hermanos en el Camino, La 72, Casa para Migrantes de Saltillo, entre otros.

Migrantes europeos

En Europa, está ocurriendo algo similar en materia migratoria, el Padre Solalinde quién estuvo meses atrás en el viejo continente cerca de la zona donde recientemente han muerto cerca de 800 migrantes ahogados en el mar mediterráneo, comentó que el mismo Papa Francisco ha solicitado al presidente de Italia y a Europa en general a “ser más generosos, a que amplíen su acogida y que cambien sus leyes en materia migratoria”. En contraste, sostuvo que Europa ha sido parásita tanto para América como para África, “todo lo que tienen, lo han sacado de estas regiones” y no es posible que cierren ahora sus puertas.