Search
Wednesday 30 September 2020
  • :
  • :

Amparos contra reforma laboral deben ser juzgados bajo criterios jurídicos y no políticos: Manuel Padrón

Tras la aprobación del proyecto de reforma laboral, de su promulgación y entrada en vigor en vísperas del cambio del gobierno calderonista al de Enrique Peña Nieto, han sido promovidos en primera instancia una serie de amparos ante los Juzgados de Distrito en contra de diversos aspectos contenidos en la misma, debido a que se consideran lesivos de los derechos humanos en materia de trabajo. En entrevista, Manuel Padrón, coordinador del Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL) en el Distrito Federal, abunda sobre estas acciones legales.

Aunque han sido ampliamente difundidos los motivos por los que la controvertida ley se considera regresiva, la afectación al principio de estabilidad en el empleo es el eje más importante de la argumentación de los quejosos.

Vencido el plazo de 30 días hábiles para la presentación de amparos, el pasado 15 de enero se sumaron cerca de un millón doscientos mil solicitudes interpuestas, cifra que se ha querido descalificar como poco significativa, frente a los 20 millones de trabajadores formales que existen en el país.

Con la asesoría de un grupo de abogados, la fundamentación argumental de los promoventes se considera sólida, pero existe un enorme riesgo de que los amparos sean juzgados bajo criterios políticos y no jurídicos. Entre los asesores, cabe mencionar a Manuel Fuentes, Arturo Alcalde, Héctor Barba, Patricia Juan, Jesús Luna, Leticia Campos y Estela Ríos.

Por su parte, el CEREAL participó como convocante inicial y posteriormente en la propia promoción del amparo, así como con grupos de trabajadores con quienes ha mantenido estrechos y antiguos vínculos de cooperación.

Tres escenarios se prefiguran. Uno optimista, en donde se lograría una especie de contrarreforma. Y otro más pesimista, en el cual la ley continuaría tal y como está. La tercera posibilidad es que no cambiando sustancialmente, posibilite una organización y movilización a mediano plazo para buscar cambios legislativos posteriores en mejores condiciones.

Para Manuel Padrón, a mediano plazo la reforma laboral tiene marcha atrás. A favor del éxito del proceso de amparo están ciertos cambios recientes en la jurisprudencia emanadas de la Suprema Corte de Justicia, según los cuales los derechos laborales no sólo deben ser protegidos por la constitución como garantías sociales, sino como derechos humanos avalados por Convenios Internacionales.

Por la complejidad del proceso, los plazos estimados son variables. Además, es probable la necesidad de recurrir a un recurso de revisión respecto de la resolución en primera instancia, o que incluso se acuda a tribunales internacionales. Pero se prevé que en conjunto al menos tome un año.

 Alejandra Maciel

Foto: Alejandra Maciel

Escucha la cápsula