Search
Wednesday 30 September 2020
  • :
  • :

Celebración del primer congreso de la madre tierra permite seguir legado de jTatic Samuel Ruíz García: parroco Alberto Gómez

♦ Reformas estructurales no conducen a dar vida a los pueblos

♦ Cuidar las semillas nativas es un primer paso para recuperar la salud de los pueblos

Escucha el reporte

Descarga

Fray-Tomás-González

En San Cristóbal de las Casas, Chiapas, se llevó a cabo el primer Congreso de la Madre Tierra y contó con la participación de diversos representantes de los pueblos de México así como de Centroamérica, la celebración fue en conmemoración del los 40 años del Congreso Indígena de 1974 y los tres años de la pascua del obispo emérito Samuel Ruíz.

A decir del párroco Alberto Rafael Gómez Sánchez mejor conocido como el Padre “Beto” en la comunidad de Palenque, siguen los pasos del que consideran profeta jTatic Samuel Ruíz, “nos dejó el legado de trabajar por la alimentación, la salud, la educación y la cultura de nuestros pueblos”.

Si bien en Chiapas, la zona de la diócesis está integrada en su mayoría por indígenas, refiere el coordinador social, “son ellos quienes han aportado al mundo la cultura del maíz” y que define como la base de la alimentación.

Aseguró que las reformas estructurales golpean fuertemente al campo y lo despojan de su capacidad de respuesta. En este sentido, comentó que celebrar un congreso como el de la madre tierra les permite retomar el trabajo que comenzó hace ya 40 años.

El padre “Beto” explicó que la lucha frente a los proyectos mineros y proyectos de grandes hidroeléctricas que buscan sólo invadir sus tierras, es porque no les generan alimentos y que el cuidar las semillas nativas es un primer paso para recuperar la salud de los pueblos.

Añadió que diversas organizaciones y diócesis en conjunto están colaborando en la búsqueda de responder a las necesidades que las políticas neoliberales “no están dirigidas a dar vida a los pueblos provocando únicamente muerte, exclusión, hambre, desigualdad e injusticia”.