Chihuahua: hostigamiento y asesinato a defensores de Derechos Humanos

mexico-moderno.com.mx

El 22 de octubre de este año fueron asesinados Ismael Solorio Urrutia y su esposa, Manuela Solís Contreras, miembros de El Barzón Chihuahua. Uriel Vargas, coordinador de Comunicación Social de El Barzón Nacional menciona que las dos principales líneas de investigación de estos homicidios giran en torno a la defensa que estos activistas realizaban del agua en el semidesierto del estado de Chihuahua y de su movilización en contra de la minería a cielo abierto.

Uriel Vargas añade que El Barzón ha entablado conversaciones con la Secretaría de Gobernación y el gobierno de Chihuahua con el objetivo de establecer medidas de seguridad para los miembros de esta organización de campesinos y deudores que se encuentran amenazados en esa entidad.

A instancias de El Barzón, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el gobierno del estado han organizado operativos para desmantelar los pozos ilegales y están trabajando en un proyecto de veda presidencial para que en aquella zona del estado de Chihuahua no se realice la extracción del agua de manera ilegal a través de certificados apócrifos como lo han hecho algunos miembros de la comunidad menonita.

El coordinador de comunicación social refiere que el hostigamiento a los miembros de El Barzón en el estado de Chihuahua ha sido recurrente, prueba de ello es el homicidio ocurrido el año pasado de la defensora Maricela Escobedo. De acuerdo con Uriel Vargas, Chihuahua es un estado que se ha caracterizado por la violación de derechos humanos de sus pobladores y por el constante hostigamiento, represión y aniquilamiento de los defensores de derechos humanos.

Escuche la entrevista

También te podría gustar...