Científicos alertan sobre la pérdida de razas nativas por contaminación transgénica

Con el objetivo de impedir que el gobierno federal autorice la siembra de maíz transgénico en fase comercial en el país, diversas organizaciones campesinas, de la sociedad civil y científicas, han desarrollado una serie de actividades informativas y de protesta con el objetivo de alertar a la población sobre el impacto que tendrán estas autorizaciones en caso de que sean otorgadas. Como parte de estas acciones, el 7 de febrero se desarrolló el Foro – Debate: Maíz transgénico en México.

En el Foro participaron Antonio Turrent, miembro de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS); Silvia Riveiro, directora para América Latina del grupo ETC; Peter Rosset, asesor de Vía Campesina Internacional e investigador del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y Álvaro Mena, campesino de Campeche, miembro de la cooperativa Ak Kuxtal.

Para el debate, se esperaba contar con la asistencia de funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem), y de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa); pero no se presentó representante alguno de estas instituciones.

Ante la ausencia de los funcionarios públicos, los científicos, junto con el campesino Álvaro Mena, expusieron diversos argumentos en contra del cultivo de transgénicos.

De acuerdo con Antonio Turrent, existen 62 grupos étnicos que han heredado la mayordomía de más de 59 razas nativas y de miles de variedades locales que han desarrollado a través de un proceso denominado mejoramiento genético autóctono. El científico añadió que gran parte de la variedad de maíces están asociados los más de 600 platillos de la cocina mexicana.

Mejoramiento genético autóctono

Un aspecto importante en el proceso de control de las semillas por parte de las corporaciones, lo constituyen las reformas legislativas. Una de ellas es la de la Ley de Producción, Certificación y Comercio de Semillas a través de la cual se dañan los componentes clave del mejoramiento genético autóctono como lo es el intercambio de semillas que realizan los campesinos.

Reformas legislativas

Silvia RiveMejoramiento genético autóctonoiro resaltó el hecho de que los transgénicos forman parte de un proyecto corporativo controlado por sólo 6 empresas, en particular de Monsanto que controla el 80% de la producción de semillas transgénicas.

El proyecto corporativo de los transgénicos

Una de las preocupaciones fundamentales es la contaminación de las razas de maíz nativo y de las variedades de semillas criollas. De acuerdo con Peter Rosset, durante la moratoria a la siembra de maíz transgénico en nuestro país, se presentó una contaminación de alrededor del 13 por ciento de semillas en varias comunidades. La autorización de cultivo comercial que solicitan Monsanto, Pioneer y Dow Agrosciences implica poner en riesgo la supervivencia de las más de 59 razas nativas que los pueblos y comunidades campesinas han logrado preservar pues la magnitud de contaminación será mucho mayor comparada con las que se presentó durante los años de la moratoria.

Silvia Riveiro, por su parte, señaló que la contaminación por transgénicos no sólo se presenta a través del viento, sino que también ha sido producto de la distribución de semillas que se hace a través de programas gubernamentales como Diconsa. La investigadora añade que la contaminación en el campo se ha convertido en “un delito de las víctimas” porque serán los campesinos los demandados si sus parcelas son contaminadas por el maíz transgénicos de las trasnacionales.

Peter Rosset, contaminación por transgénicos

Silvia Riveiro, contaminación por transgénicos

“Los transgénicos rinden menos, de acuerdo con investigaciones realizadas en Estados Unidos, principal productor de estos cultivos en el mundo, su rendimiento es menor que el de los productores que sembraron semillas no transgénicas.” Silvia Riveiro

El falso rendimiento de los transgénicos

Ante el modelo agroalimentario neoliberal, los campesinos tienen alternativas. El Dr. Antonio Turrent menciona que uno de los errores en la producción de alimentos ha sido que se le ha confiado sólo al sector agrícola moderno que produce sólo en 3 millones de hectáreas de las 8 millones que se destinan a la agricultura en nuestro país.

Las alternativas al modelo de los trangénicos 

Adriana Aguilar

Foto: etcgroup

También te podría gustar...