Search
Friday 25 September 2020
  • :
  • :

«Consternación e incertidumbre ante hallazgo de cuerpos en fosas clandestinas»: Manuel Olivares de Redgroac

♦ José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala y su esposa en presunta vinculación con el crímen organizado

♦ Por Ayotzinapa, ¡Todos a la Calle! llaman a marcha nacional el 8 de octubre

Escucha el reporte


Descarga

Ayotzinapa

Manuel Olivares Hernández, de la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos (Redgroac), describió una serie de acontecimientos como posible causa de la desaparición y brutal asesinato de jóvenes estudiantes de la Escuela Normal Rural en Iguala, Guerrero. Estos hechos que retrató el secretario técnico, son posibles detonantes para la masacre del pasado 26 de septiembre.

“Queremos entender por qué tanta saña en el asesinado y desaparición de los muchachos de Ayotzinapa”. Existe mucha consternación y la incertidumbre ante el hallazgo de 23 cuerpos en fosas clandestinas, cerca del lugar que levantaron a los estudiantes “hasta que hagan los estudios prácticamente no hay certeza si se trata de los normalistas”, señaló el derechohumanista.

Iguala Guerrero vive bajo temor desde el año 2010 en que se denunciaron actos violentos a manos de la delincuencia organizada en los que ya se veían involucrados José Luis Abarca y su esposa mejor conocida como “la jefa” para los grupos delictivos. Con estas acciones se creó un marco de impunidad producto de diferentes acuerdos del PRD en esa localidad.

En junio de 2013 luego de una movilización de organizaciones campesinas y colonos, “desaparecieron” siete dirigentes de la Unidad Popular por cuatro días. Cuatro de ellos lograron escapar, entre ellos Arturo Hernández Cardona y dos de sus compañeros. En ese entonces se hicieron los señalamientos judiciales contra el presidente municipal como parte de la delincuencia organizada.

Arturo Hernández Cardona formaba parte del gabinete administrativo como Secretario de Desarrollo Rural cuando Ángel Aguirre Rivero tomó posesión de la gubernatura guerrerense, sin embargo luego del la ejecución extra judicial de Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús en la autopista del sol, renunció a su cargo y se suma a las exigencias de uso y castigo a los autores materiales e intelectuales de estas matanzas. Tiempo más tarde, otra víctima de privación de su libertad señalando a José Luis Abarca de dar muerte con una escopeta a Arturo Hernández Cardona, esta demanda la firmó ante un notario público.

En esa demanda se promovió el desafuero y juicio político contra Abarca, pero relatan que su relación con el narcotráfico y el congreso local sirvieron de protección, nuevamente. Las familias de los denunciantes al ser perseguidas, fueron obligadas a salir de Iguala. Otro acto que enmara la escalada de violencia en la región es cuando un comando de la delincuencia organizada ingreso al penal de Iguala y dio muerte a varios de los reos. También en junio de éste año, fueron desaparecidos tres personas de Atoyac a plena luz del día.

Manuel Olivares, dijo que en acciones de protesta contra la muerte de Arturo Hernández Cardona, los jóvenes normalistas participaron activamente en la toma del ayuntamiento como muestra del descontento. Aseguró que después del 26 de septiembre y las primeras horas del 27, una estrategia del Ayuntamiento y de las organizaciones delictivas realizaron acciones con jóvenes para generar corriente de opinión contraria a los estudiantes desparecidos y generar protestas masivas.

Sobre Guerreros Unidos, comentó que es muy incierta su conformación ya que oscila entre tres y cuatro coordinaciones fusionadas que se disputan la plaza.