Search
Monday 28 September 2020
  • :
  • :

De la inmigración al asentamiento en el Valle de San Quintín: Dra. Laura Velasco, investigadora del Colef

♦ En el movimiento actual, se ve la experiencia acumulada de hace 30 años

♦ No sólo son derechos laborales, sino también una constitución de ciudadanía

Escucha el reporte


Descarga

san_quintin5

La Dra. Laura Velasco Ortíz, investigadora del Departamento de Estudios Culturales del Colegio de la Frontera Norte, (Colef) nos habló sobre el libro “De jornaleros a colonos: residencia, trabajo e identidad en el Valle de San Quintín”, trabajo que a decir de la investigadora “se inicio con la idea del libro en el año 2000, en conjunto con dos colegas, Christian Zlolniski de la Universidad de Texas en Arlington y Marie-Laure Coubès del Colegio de la Frontera Norte quienes se reunimos para reflexionar con respecto al Valle de San Quintín en Baja California, ya que sucedían muchas cosas, acababa de suscitarse una serie de quema de empaques en 1999, bajo la suspensión de salarios en algunas empresas. Relató la Dra. Velasco que los trabajadores de forma caótica había protestado y había terminado la protesta en quema de empaques y saqueo de comercio, ”pensábamos que el Valle se caracterizaba por tener este tipo de manifestaciones, en algunos otros momentos de manera organizada, sabíamos aun muy poco de lo que sucedía y teníamos una imagen que ya no respondía a lo que realmente sucedía, así es como decidimos realizar una investigación sobre el proceso de asentamiento después de visualizar el valle, de explorarlo profundamente, queríamos saber cuál era el fenómeno más importante que sucedía. Desde luego esto se dió con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Lo que destaca de dicha investigación de una década, señaló la Dra. Laura Ortíz fue la de pensar que precisamente “la región estaba siendo transformada por el proceso de asentamiento de los trabajadores y que los mismos ya no estaban solos viviendo en los campamentos si no en las colonias”. Aquel fenómenos, respondió en su momento a una serie de factores que no explicaba el asentamiento sino era un con junto de factores, “observábamos diferentes etapas que incluso podían ser como modelo de comprensión viable para otras regiones del país pero que se daban en la región en un contexto de fronteras y que nos señalaban por ejemplo que los trabajadores estaban en la agricultura, en el sector hortícola. Sin embargo, ya no era solamente el único sector que empleaba a los trabajadores, de origen inmigrante a inicios de los 80´s y 90´s sino que teníamos cerca de un 48 % de trabajadores que estaba en otros sectores como era el comercio, los servicios y que estaba asociado también a este surgimiento enorme al asentamiento, tenía que haber otros sectores económicos que dieran atención a las necesidades que se generan en una región donde la mayoría de los trabajadores no estaban circulando sino que se estaban asentando en el Valle de San Quitín.

Tras observar que se estaba transformando la región de esta manera y transformando en términos de una segunda generación, hijos de trabajadores que ya son bajacalifornianos y que era un porcentaje bastante alto cerca de la tercera parte, ya no se les podía decir inmigrantes puesto que eran nacidos en Baja California y eso dio una expectativa de arraigo, algo distinto a lo que se tenía en los años 80´s.

Otro hallazgo importante y derivado de lo antes mencionado dejó ver que las movilizaciones que habían sido una característica constante a lo largo de los últimos 30 años se daban en condiciones distintas a la primera gran movilización que se registró en 1988 cuando “la huelga de los campamentos precisamente por demandas parecidas a las que tenemos aumento salarial, régimen del IMSS, demandas más puntuales agua en los campos ya que tomaban en ese entonces agua de la que ocupaban para regar los campos, eso nos hace ver que ya no eran los trabajadores de campamento los que se organizaban si no que estaban en  las colonia y que tenían movilizaciones pequeñas.

Un dato más que aporta el libro “De jornaleros a colonos…” está asociado con la residencia, con las necesidades de obtener un terreno, de construir una vivienda y después la agrupación de servicios para las colonias, situación en la que se ocupó una energía tremenda en los años 90´s. Como antecedente a estos hechos, se puede decir que no había instancias de gobierno en el valle de San Quintín, al tal grado que tenían que negociar en Mexicali o hasta Ensenada “cuando había algo que tuvieran que solucionar en términos laborales, paulatinamente nosotros vimos como había una mejor presencia institucional y que eso daba fortaleza al proceso de asentamiento y lo hacía más complejo, ya no podemos hablar que son trabajadores que viven en zonas de campamento, aunque hay algunos, no es donde vive la mayoría de la población y no son la mayoría de los que trabajan para las empresas que se encuentran en el valle de San Quintín”, aseguró la investigadora.

El reciente levantamiento de los jornaleros de San Quintín, se da en el coro de una serie de movilizaciones, de necesidades y demandas acumuladas históricamente, interpeló Velasco Ortiz. “Ahora se dan de manera más organizada con una capacidad de articulación mayor, precisamente porque existe este asentamiento, las grande organizaciones que protagonizaron las movilizaciones en los años 80´s como la Central independiente de obreros agrícolas y campesinos y otras organizaciones de carácter indígena ampliaron el perfil con el surgimiento de los comités de colonias que surgen precisamente del asentamiento, lo que vemos en esta organización es la alianza de estas organizaciones de carácter más político y estas pequeñas organizaciones que son los comités de colonias y que permiten tener una coordinación a lo largo de San Quintín en pequeñas unidades territoriales, una organización que esta más basada en los colonos que está en cada una de las colonias se extienden en el Valle de San Quintín, eso les dio capacidad de organización, de estructurar a lo largo de todo el valle, antes lograban cerrar uno y dos puntos de la carretera ahora cerraron alrededor de 10 puntos y esto fue por la articulación con los colonos, es un perfil más organizativo, más exitoso, que tiene  una raíz más poderosa de los colonos del Valle”.

En este movimiento se ve la experiencia acumulada de las movilizaciones anteriores, también la formación de liderazgo que ya acumula la experiencia de participación y de activísimo transnacional, muchos de estos líderes han sido migrantes de Estados Unidos y participaron en movilizaciones por ejemplo los Boicot contra el tomado, o en alguna de las movilizaciones de organizaciones laborales en Oregón o California, hay un aprendizaje organizativo y una comprensión de que estas formas de producción, de trabajo intensivo para la exportación funcionan en la frontera y en otros lados del mundo, hay elementos de los trabajadores que los unen, por ello es que han logrado alianza con organizaciones de California y eso cambia mucho.

Las demandas no son distintas a las que tenían a los años 80´s aunque si ha cambiado el valle sustancialmente sobre los procesos de asentamiento, en las familias ya existen otras ocupaciones ya no solo se dedican a la agricultura, ahora también se dedican a los servicios, al comercio y eso permite que las familias persistan y que algunos miembros puedan estar activos en las movilizaciones.

Comentó Laura Velasco que es una investigación que trata de comprender y de caracterizar a la región, algo importante que se trabajo en el libro es la condición de ciudadanía, de los residentes, de la importancia de la regularización y la condición de reconocimiento de los derechos laborales y de los derechos humanos de los trabajadores de origen inmigrante con una connotación muy fuerte en términos indígenas. Para la construcción de una región más diversa, pues como hay una estratificación del mercado de trabajo que los indígenas, lo inmigrantes están más concentrados en trabajos de menor calificación, de menores ingresos en actividades de jornaleros que también se reproduce en la sociedad y hay líneas de discriminación y exclusión. En este contexto, aseveró la doctora que existe mucha violencia en el Valle, no solo con la explotación del mercado si no también en términos de la exclusión en espacios públicos o de instancias de representación de los indígenas y una especie de construcción social de los extranjeros y los de afuera, de los que no tienen derecho a tener voz en la región, no solo existe un problema de derechos laborales, también de falta de reconocimiento en cuanto a derechos básicos, ellos no piden algo que no está en el esquema de la ley, está dentro.

El libro concluye con una reflexión sobre la constitución de la ciudadanía y los procesos que se dan en diferentes dimensiones, uno importante la laboral, pero están en otros procesos como la educación, representación política en las instancias de poder y representación gubernamental, hay una serie de áreas donde se tendría que trabajar y políticas especificas que se puedan  desarrollar en la región del Valle, finalizó la investigadora del Colegio de la Frontera Norte (Colef).

El dato: Tras la visita de 6 diputados al plantón de los jornaleros en San Quintín los paristas anunciaron que este viernes 17 de abril buscarán una mesa de diálogo con Miguel Ángel Osorio Chongo, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob). Previo a esta cita, existen otras dos citas una a la Cámara de Diputados y otra a la Cámara de Senadores donde externarán sus peticiones para darle mayor visibilidad al paro de los jornaleros en Baja California.