Search
Wednesday 30 September 2020
  • :
  • :

Derecho alimentario, una problemática nacional

Escucha el reporte

Descarga

SEGURIDAD-ALIMENTARIAPor Nadia Ortega

En México, el derecho a la alimentación se ha convertido en un bien privilegiado, ya que, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), actualmente el 44% de los mexicanos padece inseguridad alimentaria debido a la carencia de recursos económicos.

Carlos Ventura Callejas, Coordinador de Educación y Promoción del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, afirmó que el Estado ha fallado en el cumplimiento del derecho a la alimentación al permitir que diversas empresas transnacionales  intervengan en el proceso. “Se ha demostrado que estamos en una crisis de obesidad; los malos alimentos que los niños consumen están provocando trastornos en la salud: hipertensión, diabetes y obesidad. Tiene una relación directa con lo que las empresas hacen consumir a las personas, las enferman”, comentó el coordinador.

Ante este panorama, es necesario que el Estado asegure, como se estipula en los artículos 4 y 27 constitucionales, la disponibilidad de alimentos en cantidad y calidad suficientes; con ello, se busca  cubrir las necesidades nutricionales que permitan a las personas llevar una vida de calidad.  Además de ofrecer esta disponibilidad de alimentos, el Estado debe contribuir a un uso responsable de las tierras, así como favorecer  sistemas de distribución y comercialización que funcionen adecuadamente para hacer llegar los productos alimenticios a donde haya demanda y sin dejar de lado la Guía de Derecho a la Alimentación. Esta Guía,  creada por diversos organismos, busca brindar un acercamiento al derecho alimentario para hacer posible identificar las violaciones al mismo.

Carlos Ventura consideró que el Estado es el principal actor que debe intervenir ante dicha problemática, pero, propuso, debe favorecer la inclusión de los campesinos mexicanos, quienes   deberían contar con incentivos para desarrollar el mercado local. “Con la entrada del Tratado de Libre Comercio, se ha sustituido la producción local por una importación de granos de Estados Unidos; el gran problema es que no tenemos soberanía alimentaria mientras no haya coacciones contundentes del Estado para garantizar que en nuestro país haya la suficiente producción de alimentos para todos”, concluyó.