Search
Sunday 29 November 2020
  • :
  • :

Día Nacional del Maíz: “Hacer milpa” en la lucha contra la privatización del país

Reporte del acto en el Distrito Federal

1374738_612560878795206_19573426_n

Por Adriana Aguilar

Con el lema “¡Ahora es cuando, para luego es tarde! Dejemos germinar nuestra semilla contra el hambre”, el 29 de septiembre la Campaña Nacional Sin Maíz no Hay País y el Carnaval del Maíz celebraron, por quinto año consecutivo, el Día Nacional del Maíz. En la capital mexicana, el evento inició en el Monumento a la Madre, donde se desarrolló un performance, se leyó un pronunciamiento y se inició la caminata hacia el Monumento a la Revolución en medio de un ambiente festivo que culminó con una comida y un baile que se compartió con el magisterio disidente de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Las organizaciones llamaron a la ciudadanía a “hacer milpa”, a exigir el desarrollo de políticas agroalimentarias acordes al derecho humano a la alimentación sustentada en la producción campesina, sin semillas transgénicas. El llamado no fue a realizar una “Cruzada Contra el Hambre” sino a impulsar una alimentación digna, sana y suficiente.

La Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País declaró que este es el primer año en que el acto no se realiza en el Zócalo capitalino debido a que el gobierno del Distrito Federal se negó a dar el permiso y, además, porque el recinto se encuentra “bloqueado por policías federales y granaderos del Distrito Federal”. Por ello, y como un acto de solidaridad con el movimiento magisterial, decidieron cambiar la ruta de la manifestación.

El Pronunciamiento

Durante el pronunciamiento, Carlos Ventura, coordinador de Educación y Promoción del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, mencionó que con el Día Nacional del Maíz se celebró “a nuestro maíz, nuestra milpa y nuestros campesinos” y exigió el respeto al derecho a una alimentación sana, adecuada y de calidad.

En su discurso, denunció la inclusión de Nestlé y Pepsico como parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, debido a que los productos de estas empresas han sido descritos por organizaciones como la Alianza por la Seguridad Alimentaria, como algunos de los causantes de la epidemia de obesidad y diabetes que se vive en el país.

También como parte del Pronunciamiento, Ana Berenice de la Cruz, integrante del Carnaval del Maíz dijo: “Hoy llamamos y nos unimos a la lucha contra la privatización del país, contra el despojo de territorios, de bienes y riquezas comunes”. Declaró que frente a la coyuntura nacional, el movimiento por la defensa del maíz y la soberanía alimentaria extiende su respaldo y se suma a las luchas contra la reforma educativa, energética y hacendaria. Asimismo, expresó la solidaridad con los miles de damnificados por las tormentas Ingrid y Manuel.

“La lucha tiene un enemigo en común: el mal gobierno coludido con grandes corporaciones que pretenden despojarnos de todo aquello que nos puede garantizar una vida digna. ¡El maíz y el petróleo se defienden, no se venden!”, enfatizó.

Escucha parte del pronunciamiento


Descarga

Alimentación sana, saludable, al alcance de todos y en manos colectivas

Cristina Barros, Maestra en Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y  especialista en cocina tradicional mexicana, mencionó que el maíz es uno de los cereales más adaptables a diferentes ecosistemas y que permite, además, una diversidad de usos culinarios: “Tiene usos diversos en la cocina tradicional mexicana. Hay maíces pozoleros, hay maíces palomeros, maíces para tortilla, maíces para pinole”.

“Además, el maíz está en la milpa y en la milpa está la cuarteta básica, una que nos permitiría alimentarnos con todo lo que una persona requiere. Si solo hablamos de cuatro productos—maíz, frijol, calabaza y chile— tendríamos todo: proteínas, minerales, vitaminas suficientes”, detalló.

“Lo que estamos defendiendo hoy 29 de septiembre, Día Nacional del Maíz, es la posibilidad, no solo para México, sino para la humanidad, de tener alimentación sana, saludable, al alcance de todos y en manos colectivas”, declaró la Maestra en Letras.


Descarga

Paladares secuestrados

De acuerdo con  Julieta Ponce, nutrióloga e integrante del Centro de Orientación Alimentaria (COA), en los últimos dos sexenios se perdieron 645 mil hectáreas de maíz y con ellas miles de unidades de producción. “Si nosotros protegemos el maíz junto con el frijol, por lo menos estamos asegurando la mitad de los carbohidratos de la dieta, más del cincuenta por ciento de las proteínas de alto valor biológico, además de un paquete de vitaminas y minerales”, explicó la nutrióloga.

Añadió que a partir de la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio, se inició un cambio que ha provocado una epidemia de sobrepeso y obesidad: “Este cambio, que fue muy silencioso, resulta que se penetró en las venas, en las arterias de los hogares y hoy tenemos paladares secuestrados”.

“Tenemos que asegurar la alimentación para que el milagro de la nutrición sea. Mientras eso no suceda, estaremos dejando nuestros paladares y nuestros bolsillos a los recursos que han empobrecido, envenenado y malnutrido a nuestro país”, declaró.


Descarga

Estamos frente a un momento crucial

Catherine Marielle,  coordinadora del Programa Sistemas Alimentarios Sustentables del Grupo de Estudios Ambientales (GEA), señaló la importancia de apoyar a los pequeños productores campesinos en la tarea de salvaguardar el germoplasma y las semillas nativas “que han sustentado las culturas mexicanas y la soberanía alimentaria del país”.

Aclaró que, con relación al tema de la siembra comercial de maíz transgénico, el país se encuentra en un momento crucial porque el gobierno federal aún no ha resuelto las solicitudes para su cultivo en el norte del país.

“No hay que dejar que ese maíz transgénico invada al país; sería verdaderamente una invasión, una nueva conquista ahora en manos de las corporaciones trasnacionales”, aseguró.


Descarga

La voz de los asistentes

Reporte: Adriana Aguilar
Producción: Nadia Ortega


Descarga