El gobierno tiene miedo de discutir las propuestas del magisterio en un debate nacional: Mario Santos, profesor mixteco

Escucha al profesor Mario Santos, de la mixteca oaxaqueña

Descarga

plantón

Diálogo falso, intimidación y desalojo son las tres etapas con las que el profesor mixteco, Mario Santos, describió la lucha magisterial en contra de la llamada reforma educativa. El integrante de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), refirió que la actitud del gobierno ha puesto en evidencia su falta de capacidad para decidir sobre temas de gran trascendencia y añadió: “No sé por qué el gobierno tiene miedo a las propuestas de la CNTE; no sé por qué no se nos permite ocupar todos los espacios y foros posibles para llevar este asunto a un debate nacional”.

El 19 de agosto, los maestros disidentes instalaron un plantón en el Zócalo de la Ciudad de México. Mario Santos señaló este hecho como la primera etapa del movimiento. En ella se esperaba la apertura de “mesas de diálogo con el gobierno federal para discutir a fondo el tema educativo”; sin embargo, aunque las mesas se desarrollaron, las propuestas del magisterio fueron desestimadas y las leyes reglamentarias de la reforma fueron aprobadas por el Congreso.

“El gobierno lo único que ha hecho es hacerse el sordo, administrar el problema, llevarnos al desgaste físico. En un primer momento simulaba que dialogaba, pero en el fondo no era así”, añadió Santos.

En un segundo momento, de acuerdo con el profesor mixteco, se buscó desmovilizar el movimiento a través de infiltrados que incitaran a los profesores a desistir de continuar su lucha. Estos infiltrados insistían en que ya todo estaba perdido y que en breve “se enfrentarían a lo más difícil, que era la represión, muertes y desapariciones”.

La tercera etapa es la del desalojo, que, de acuerdo con el profesor Santos, se caracterizó por la violencia física y psicológica. En los días previos al desalojo ocurrido el 13 de septiembre, los medios de comunicación jugaron un papel fundamental para generar un clima de linchamiento hacia el movimiento magisterial que justificara la violencia que el Estado estaba próximo a ejercer.

Respecto al linchamiento mediático, el profesor mixteco afirmó: “es mentira todo lo que dice la prensa. Sabemos que hay prensa que tiene obligación con el Estado. No todos los medios de comunicación, por supuesto…Fue una experiencia muy triste en el sentido de que usar la fuerza para estos actos significa, desde mi punto de vista, una grave crisis de las instituciones de este país y la falta de capacidad del gobierno federal, y en todos sus niveles, de diálogo, de llegar a propuestas claras y concretas”.

“No sé por qué el gobierno tiene miedo a las propuestas de la CNTE”, añadió. “No sé por qué no se nos permite ocupar todos los espacios y foros posibles para llevar a este asunto a un debate nacional. El desalojo fue una muestra de la incapacidad del gobierno para resolver estos asuntos.”

Con relación a la posibilidad de reinstalar el plantón en el Zócalo, Mario Santos adelantó que confía en que los maestros volverán a ocupar ese lugar, pero de no ser posible, tendrán presencia en otros espacios públicos de la capital del país.

Finalmente, el integrante de la CNTE y de la sección 22 del SNTE, hizo referencia a las condiciones en las que los maestros de la sierra oaxaqueña imparten sus clases: “El maestro y los padres de familia sabemos de la cruda realidad que viven los maestros en la sierra, en las montañas; de que nuestros salones son de madera, el techo es de lámina; de que nuestros niños no tienen libros, no tienen material didáctico. No tenemos ni lo básico para una educación básica o mínima. No podemos estar hablando de la calidad de la educación cuando no han invertido en infraestructura, cuando no nos hemos sentado a revisar el currículum, los programas. Hay [aún] muchos puntos que discutir”.

También te podría gustar...