El “pus” o temazcal maya: la conjunción de fuego y agua.

Fotografía: María Álvarez Malvido
  • El baño de temazcal es una antigua técnica hidroterapeutica maya que aún conservan los pueblos tseltales, especialmente en nuestro municipio de Oxchuk.

Para la medicina maya, además de ser un excelente baño de vapor para el aseo del cuerpo, cura males como la entrada del frío. El temazcal se construye con barro y piedra en un espacio reducido para conservar el calor, su altura exige que las personas entren agachadas.

El temazcal forma parte de la costumbre de convivencia social y familiar donde los cuerpos en grupo pierden el pudor, uno de los miembros se encarga en ramear para purificar el cuerpo de los demás dándoles golpes en la espalda, muslos y brazos con ramas que pueden ser de estafiate, marrubio, aguacate, capulín, mozote o hierva mora según los arbustos del medio. Esta técnica ayuda a dar una mejor circulación de la sangre.

De acuerdo con la cosmovisión, el temazcal representa el vientre materno y forma parte de los rituales de nacimiento y purificación de la mujer en el parto, en él se limpia el cuerpo y el alma a la vez; su poder alcanza para purificar y revitalizar el aliento, representación frágil del alma.

Su construcción es una pequeña representación simbólica del mundo y se cree que al entrar se penetra al seno de la tierra madre, que es nuestra madre de donde se sale purificado por la conjunción de fuego y agua.

Les invitamos a escuchar la cápsula radiofónica:

«El Pus» o Temazcal Maya

Esta fue una producción de Efraín Sántiz Gómez/Radio Comunitaria Muk’ul Lum, la voz de los tseltales de Oxchuk para la Red de Comunicadores Boca de Polen.

Fotografía: María Álvarez Malvido

También te podría gustar...