Search
Thursday 3 December 2020
  • :
  • :

El tema de los transgénicos durante 12 años de gobierno panista

apdm.com

En términos generales el resultado de los gobiernos panistas, sobre todo del gobierno de Felipe Calderón, es muy negativo, en números se cuenta de la siguiente manera: 177 permisos en fase experimental, alrededor de 20 en fase piloto y la pretensión de dar permisos en fase de actuación, que afortunadamente se consiguió invalidarlos.  Sin embargo, es esto lo que ha intensificado y permitido el avance del trabajo de las organizaciones campesinas, civiles y científicos que lograron frenar su ímpetu.

De acuerdo con un balance realizado, por Adelita San Vicente, coordinadora de la Organización Semillas de vida, el gobierno panista tuvo un impulso muy fuerte a favor de los transgénicos, en un primer momento Fox, durante el año 2002, levanta la moratoria en contra de los permisos de uso de  transgénicos. No es sino hasta Diciembre de 2004 que se aprueba la Ley de Bioseguridad y tratamiento de Organismos Genéticamente Modificados. Luego en el año 2006, al iniciar el fatídico sexenio de Felipe Calderón, hay una presión muy fuerte por pasar por encima de la ley, y a decir de la activista, respaldada por asesoría de abogados, todos los permisos otorgados por Calderón son ilegales.

De la misma forma que el gobierno panista ejecutó políticas asistencialistas, el nuevo gobierno priista, ha planteado desde el primer día de su gobierno erradicar la pobreza, ¿cómo? A través de políticas y programas asistencialistas implementadas a nivel nacional, ¿otra vez? Un ejemplo claro de que este tipo de planes que lejos de ayudar perjudican a la sociedad mexicana, sobre todo al campo es el MasAgro, que de acuerdo con Calderón este programa era traducido como la modernización de la agricultura tradicional, pero que recibía recursos de grandes empresas y que se centraba en un instituto que recibía apoyo de empresas internacionales que hacía posible que los subsidios del campo les fueran entregados a ellas.

Las políticas implementadas por el PAN no es más que el continuismo de lo que el PRI a través del Tratado de libre Comercio impulsó, hay muchos que han llamado a la transición panista, como una transición podrida, porque no hubo un cambio real. Tanto el gobierno panista que representó la transición durante el 2000 y ahora el regreso del PRI, no evidencia más que pactos y acuerdos políticos que nos permiten darnos cuenta de hacia dónde va este gobierno. Ahora todas las organizaciones no gubernamentales enfrentarán retos y situaciones difíciles, frente a eso no hay más que ser muy creativos e imaginar nuevas formas de acción y no olvidar que somos la mayoría, dijo Adelita San Vicente.

Laura Quintero

Escucha el reporte