Search
Monday 28 September 2020
  • :
  • :

Fandango por el magisterio

maestros fandango violin

Foto: Scarlet Maldonado

Para luchar codo a codo con los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores por la Educación (CNTE) y demostrar su apoyo por medio de música tradicional, así como la recolección de víveres para los maestros en resistencia, el pasado 30 de junio se reunió la comunidad fandanguera en la Ciudadela de la CDMX.

Por medio de un cartel que se movilizó en las redes sociales, músicos, bailadores y personas de distintas edades llegaron aproximadamente a las 6 de la tarde a la plaza de la Ciudadela, donde se encuentra el plantón de la CNTE desde el pasado 26 de mayo.

Entre carpas y casas de campaña, la gente se reúne debajo de una lona blanca ubicada sobre la calle Emilio Dondé a la altura de la Enrico Martínez, donde también se encuentra una mesa que recibe los víveres.

 

maestro fandango bailando

Foto: Scarlet Maldonado

 

La gente comenzó a abrir espacio, una voz en el centro resonó dando la bienvenida a todos para iniciar el fandango. Con canto y baile también se combate. Al ritmo del son huasteco, con el sonido del violín y la gente bailando, se apoya a los maestros en contra de la reforma educativa.

Pronto las gotas de lluvia se hicieron presentes. Una pequeña llovizna se convirtió en un gran chubasco, las gente se cubre de las gotas como puede; la gran mayoría se refugia debajo de la carpa blanca a un lado de las agrupaciones y tríos musicales. Un gran número de personas que se encuentran en el lugar rodean a los músicos. Sin embargo, a pesar de que el sonido feroz de la lluvia imposibilitó que se siguiera el fandango por unos minutos, posteriormente, la fiesta continúa en el plantón del magisterio.

 

maestros fandango musicos

Foto: Scarlet Maldonado

 

En medio de todo el cúmulo de cuerpos y voces, el sonido de un requinto jarocho silencia los murmullos de todos los presentes y reinicia el son jarocho. Cerca del lugar, pero en otra carpa resguardados de la lluvia, un trio huasteco se hace presente,; así como la guitarra de un trovador, quien compuso un corrido para la ocasión. Con algarabía la agrupación huasteca toma un lugar en la carpa blanca, se presentan como el trío Zacamandú.

La lluvia disminuyó hasta desaparecer mientras cae la noche. Pronto las trompetas y percusiones resonaron en todo el lugar, la Mixanteña de Santa Cecilia se hace notar. El círculo se expande y las parejas se acercan para bailar al centro de la pista, los rodean maestros y espectadores, quienes también gozan de una de las más hermosas expresiones musicales de nuestro país: el son.

Se logró uno de los fines: la unión. El apoyo se manifiesta en todos sus sentidos: en la recolección de víveres y en la música. Todos decidimos no rendirnos hasta alcanzar el objetivo: echar atrás la reforma educativa.

 

Scarlet Maldonado