Search
Saturday 26 September 2020
  • :
  • :

Hacen clínicas su “agosto” al atender a mujeres pobres

Escucha el reporte


Descarga
cimac1

Por Radio CIMAC

Ante la omisión de las autoridades sanitarias, establecimientos “patito” hacen del parto y el embarazo un negocio lucrativo sin importar la salud de las mexicanas.
 
La incapacidad del sistema de salud para garantizar a las mexicanas el acceso a servicios de calidad se ha traducido en el surgimiento de un mercado altamente redituable, que lucra con la atención de los embarazos de las mujeres pobres o que carecen de seguridad social.
 
En un país donde según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) cada minuto nacen cuatro personas, las mexicanas de escasos recursos, sin seguridad social, jóvenes y muchas de ellas con bajo nivel escolar, optan por atenderse en clínicas de bajo costo, un perfil que es aprovechado por estos consultorios.
 
Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, durante los últimos cinco años 558 mil 800 partos no fueron atendidos en instituciones públicas.
 
En las clínicas privadas la desventaja para las mujeres son los costos. Las consultas van desde 150 hasta 500 pesos y los procedimientos de parto o cesáreas oscilan entre 4 mil 500 y 15 mil pesos, lo que para una mujer puede representar un gasto considerable en su bolsillo.