Search
Wednesday 30 September 2020
  • :
  • :

Impulsa San Salvador Atenco amparo contra nuevo aeropuerto

♦ Tribunal Unitario Agrario de Texcoco anula amparo de protección a terrenos comunales.

♦ Presión social para anular cambio de uso de suelo y dominio pleno: Ricardo Lagunes defensor

Escucha el reporte


Descarga

Foto: Ana de la Cruz

Por Ana de la Cruz

Integrantes del Frente de Pueblos en Defensa del Territorio (FPDT) de las comunidades de San Salvador Atenco, Nexquipayac, Acuexcomac, La Magdalena y Tocuila, se movilizaron en defensa del territorio ante el Tribunal Unitario Agrario de Texcoco y del Estado de México rumbo al Tribunal Superior Agrario ubicado en la colonia Roma del Distrito Federal.

Alrededor de 200 campesinos y campesinas marcharon sobre el paseo de la Reforma de manera conjunta con diversas organizaciones, centros de derechos humanos, entre otras colectividades exigiendo se cumpla el debido proceso legal y jurídico y se resguarden los derechos humanos, económicos, sociales, culturales y del medio ambiente de las comunidades en la región.

Simultáneamente, en Texcoco se llevó acabo la segunda audiencia ante el Tribunal Unitario Agrario en donde se presentaron pruebas y testimonios para exigir la anulación de la inscripción del acta de la asamblea ejidal del 1º de Junio, la cual ha sido denunciada como ilegal y plagada de irregularidades al permitir la participación y voto de falsos ejidatarios  en la aprobación de cambio del uso de suelo de mil hectáreas de predios ejidales.

Ricardo Lagunes, abogado defensor de los ejidatarios demandantes, menciona que mediante engaños y dádivas económicas se ha impulsado la figura del dominio pleno, la cual busca fraccionar el tejido social mediante el cambio de la propiedad social y colectiva a propiedad privada con la finalidad de ser vendidas a entidades federales y así llevar acabo la construcción del nuevo proyecto.

Hace unos días, el Presidente Enrique Peña Nieto anunció la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México al que calificó como la gran obra de infraestructura de su sexenio, y que se construirá justo en los terrenos que limitan la ciudad con Texcoco y San Salvador Atenco, al oriente del Valle de México.