Instituciones invierten más en vigilar a opositores que a delincuentes como El Chapo: Luis Fernando García director de la Red por Los Derechos Digitales

♦ Filtraciones de Hacking Team sobre espionaje son la punta del iceberg

♦ México mejor cliente de Hacking Team, firma especializada en espionaje

Escucha el reporte


Descarga

hacking team

Hace algunos días fueron filtradas y publicadas más de 400 GB de información interna de la empresa italiana Hack Team que se dedica a la comercialización de equipo y software sobre todo de vigilancia, software bastante sofisticado difícil de detectar que otorga capacidades de espionaje muy amplios, declaró  Luis Fernando García abogado director de Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D).

Lo primero que se reveló fue que México es el mayor cliente de Hack Team con una cartera de tiene más de 15 clientes alrededor del país a nivel federal está: el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Policía Federal, la Marina e inclusive Pemex. A nivel local gobiernos estatales de: Jalisco, Puebla, Querétaro, Yucatán, Campeche, Durando, Baja California, Tamaulipas y además de secretarias de gobierno o policías estatales.

Lo relevante de esta filtración, dijo Luis Fernando, es que de estas autoridades la mayoría ni siquiera tiene facultades legales para intervenir comunicaciones privadas por lo que tanto su contratación como su uso es de entrada ilegal. Ante ello, una primera oleada de gobiernos ha salido a decir que era falso que ellos no lo hubieran contratado, versión que se sigue desmoronando.

En el caso de Jalisco, fue uno de los primero en negarlo para después aceptaron haber contratado a una empresa intermediaria que se llama SIM, servicios integrales que buscan enmascarar la operación financiera y de adquisiciones de equipo de vigilancia ilegal.

A decir del director de R3D, se cuenta con la evidencia bastante solida para confirmar que este tipo de equipos de espionaje estaban siendo utilizados  absolutamente distintas al de la seguridad pública “son delitos muy graves, no sabemos incluso si estos equipos de vigilancia habrían sido utilizados para cometer otros delitos, otras violaciones a derechos humanos por que como sabemos en este país la línea entre el gobierno y la delincuencia organizada es borrosa sino es que inexistente”.

En este sentido, Luis Fernando recordó que recientemente el Secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong culpó a los derechos humanos como el obstáculo para darse cuenta de que el Chapo se fugó del Altiplano “me parece bastante hipócrita, también el gasto penitenciario y el gasto en vigilancia, pondría énfasis en los gobiernos estatales que no tienen ninguna facultad de investigación”.

Agregó que no es poco común conocer que las autoridades están coludidas con el crimen organizado tampoco conocer que este equipó que ha sido adquirido y  utilizado en beneficio o directamente por miembros de delincuencia organizada dentro y fuera del gobierno.

En contraste, expresó el abogado, “la seguridad y la privacidad no están confrontadas sino que la privacidad y la defensa de nuestros derechos son las únicas garantías que tenemos de que el propio Estado no va a cometer  delitos en nuestra contra. Por eso, es importante que se ponga atención a este tema, que cite responsabilidades impuestas y que no solo sea una nota en el periódico y que quienes han estado espiando ilegalmente a periodistas, a defensores de derechos humanos y opositores políticos estén en la cárcel y que no se fuguen como El Chapo.”

Esta es la punta del iceberg únicamente, abundó Luis Fernando, hay muchas empresas a nivel global que se dedican a comercializar este tipo de equipo… Se ha comprobado con incluso documentos a través de transparencia que adquirieron FinFisher que lo comercializa la empresa GAMA adquirida por varias dependencias del gobierno federal, la PGR y la propia Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Otro de los datos que arrojaron las filtraciones, señalan que “la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) estaba a punto de adquirir el contrato más grande la historia de Hack Team de más de 3.5 millones de euros por un sistema de vigilancia amplísimo que le permitiría tener monitoreada 600 personas de manera simultánea”.

“No tenemos los mexicanos porque aceptar que esto es parte de la normalidad, no es parte de y mucho menos en un Estado que hacia afuera habla que es un Estado democrático, incluso la relación de Hack Team  ya han provocado la renuncia de distintos funcionarios políticos alrededor del mundo y habrá que esperar que en México ocurra lo mismo”, finalizó.

También te podría gustar...