Search
Thursday 1 October 2020
  • :
  • :

Intentan revivir proyecto hidroeléctrico La Parota; comuneros y ejidatarios dicen que no lo permitirán

Escucha el reporte

Descarga

Parota

Por Adriana Aguilar

 “Las presas significan la muerte de los ríos. Nadie tiene derecho a quitar a la gente de donde por milenios ha vivido. Desde ahora les decimos: no van a entrar a hacer La Parota, no lo vamos a permitir”…

Rodolfo Chávez, integrante del Cecop

El 11 de octubre, Rodrigo León Jacinto e Isidro Saligán Guadalupe, integrantes del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), fueron atacados con machetes por cinco simpatizantes del proyecto hidroeléctrico que pretende construir la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el río Papagayo, a 30 kilómetros del municipio de Acapulco, Guerrero.

Ante el desastre generado por el paso del huracán Manuel, se han generado pugnas entre los habitantes de la comunidad indígena de Cacahuatepec, municipio de  Acapulco, debido a que el gobierno guerrerense condiciona la ayuda a los damnificados a cambio de que accedan a ser reubicados. Rodolfo Chávez, integrante del Cecop, mencionó que lo que está detrás de estas acciones es la intención de revivir el proyecto hidroeléctrico.

“La reubicación es una trampa porque lo que quieren hacer es echar abajo los triunfos que por diez años el Cecop ha llegado a obtener, que es que no se construya la presa La Parota. Han llegado con despensas y han dicho: ‘Las despensas se las damos primero a los incondicionales del gobierno y, en segundo lugar, a aquellos que acepten ser reubicados’. Lo que han hecho es polarizar a la gente”, señaló el integrante del Cecop.

La zona rural del puerto de Acapulco, donde se encuentra la comunidad de Cacahuatepec, resultó gravemente afectada por el huracán Manuel; las compuertas de la presa La Venta, que se encuentra río arriba del Papagayo, se abrieron y se desfogaron. Hasta ahora, los habitantes de los siete poblados de los bienes comunales de Cacahuatepec se encuentran incomunicados.  Rodolfo Chávez dijo que  “en algunas comunidades como Aguacaliente, el río se llevó 65 casas. En la comunidad de Salsipuedes derribó totalmente toda la rivera del río y se llevó casas, tierras y sembradíos”.

El 25 de septiembre, Estefano Conde, vocero de la CFE escribió en su cuenta de twitter que “de haberse construido la Presa La Parota, se habrían mitigado las afectaciones del Ciclón #Manuel que impactó Guerrero”. El funcionario añadió que con la construcción de la presa se habrían generado 10 mil empleos, electricidad limpia, 50 años de agua potable para Acapulco y control del Río Papagayo. Además, representantes de la CFE y de la constructora ICA han declarado que las tierras donde se pretende construir La Parota no tienen dueño y que por lo tanto el gobierno puede ocuparlas.

Al respecto, Rodolfo Chavez mencionó que todas estas declaraciones son falsas pues los dueños de las tierras son los ejidatarios y comuneros. Además, con relación a la devastación del puerto de Acapulco, aclaró que esta se produjo por la construcción de viviendas en zonas irregulares, en humedales, en causes naturales del río La Sabana. Por este caso han sido denunciadas las inmobiliarias  Homex, Ara, Sare y Geo, junto con funcionarios de los tres órdenes de gobierno debido a casos de corrupción en el otorgamiento de permisos para la construcción de viviendas. De acuerdo con información difundida por el semanario Proceso, entre los exalcaldes acusados de otorgar las licencias de manera irregular se encuentran: Zeferino Torreblanca, Alberto López Rosas, Félix Salgado Macedonio y Manuel Añorve Baños.

Chávez añadió que la construcción de La Parota hubiera constituido un desastre total frente a la presencia del huracán Manuel: “Por la lucha de 10 años del Cecop no se construyó La Parota y eso fue una salvación para todo lo que es Acapulco. ¿Por qué? Porque si el desfogue de una presa pequeñísima que está arriba del río Papagayo ocasionó lo que ocasionó en los bienes comunales indígenas de Cacahuatepec, una presa gigante, de 192 metros de altura, si la hubieran desfogado, el desastre hubiera sido total”.

La lucha del Cecop lleva 10 años; sus acciones han impedido que sean inundados 13 poblados y que más de 25 mil habitantes tengan que abandonar sus tierras de cultivo (alrededor del 76% de sus pobladores  se dedica a labores del campo).




11 thoughts on “Intentan revivir proyecto hidroeléctrico La Parota; comuneros y ejidatarios dicen que no lo permitirán

  1. Javier Martín del Campo Moreno

    La presa de la Parota es una obra necesaria e indispensable que tratará de mitigar la pobreza de aquella región de Guerrero, obteniendo riqueza al paso de los años. En lo personal conozco la zona desde hace mucho tiempo, viví en aquel estado, técnicamente es viable su construcción y por supuesto afectará a las comunidades que están a su paso. Pero con una buena administración, en el caso de concretar dicha obra, podrán crecer. Los habitantes de aquellas zonas viven en pobreza extrema, esperanzados a las dádivas de los partidos políticos, a las remesas enviadas por los paisanos que están del otro lado de la frontera y principalmente a la producción de enervantes, con esto que futuro pueden tener sus hijos, vivir siempre en la oscuridad y el atraso. En el ABC para mitigar la pobreza el tener agua es el elemento esencial para los humanos, después para la producción de ganado y agricultura, teniendo esto se converge al desarrollo. Ojalá y los habitantes de la Parota pueda aceptar de una buena vez ser reubicados y vender sus predios, con la condición eso sí de verse favorecidos por esta obra en diferentes formas que ellos acuerden con las autoridades, para apoyar no solo a Acapulco sino a toda las regiones existentes alrededor de la misma Parota.

Los comentarios están cerrados.