Search
Wednesday 23 September 2020
  • :
  • :

La situación de los jornaleros pone a juicio el sector agroexportador

♦ San Quintín es un parteaguas en la historia de los trabajadores agrícolas: Dra. Sara María Lara Flores del Instituto de Investigaciones Sociales-UNAM

♦ Salario depende en gran medida de la experiencia, rapidez y fortaleza de los trabajadores, cifras de compañía no los reflejan: Christian Zlolniski director de Estudios México Americanos de la Universidad de Texas en Arlington

Escucha el reporte


Descarga

El desarrollo de producción agrícola con respecto al modelo agroexportador en México ha tenido ciertos desvíos pues se ha visto perturbada y oprimida por grandes empresas tanto del extranjero como de México, dentro de un sistema neoliberal que fomenta el libre comercio, lo que conlleva a una desregulación de los mercados, únicamente beneficiando a la agroexportación de grandes empresas que a través de brokers los cuales actúan como intermediarios en la compra y venta se han favorecido, dando como resultado un modelo de desigualdad.

La desigualdad emerge de empresas dependientes de producciones obtenidas por medianas empresas que con esfuerzos se han podido mantener en el mercado agrícola siendo gobernadas por las grandes empresas, dominantes, que exportan sus productos sin tener la oportunidad de ser independientes. “Algunas medianas empresas y sobre todo pequeñas han salido del mercado pues no han podido con la competencia, dominación y monopolio de grandes compañías”, en voz de Christian Zlolniski Antropólogo, profesor y director del centro del Departamento de Estudios México Americanos de la Universidad de Texas en Arlington, en entrevista para Chiapas Expediente Nacional.

No ha existido un precepto de defensa para los jornaleros que por años han sido desprotegidos, solamente una ley de oferta y demanda que establece la relación entre la demanda que existe de un producto en el mercado y la cantidad por el que es ofrecido en base al precio que se ponga quedando en manos de empresarios que se favorecen dejando a los más vulnerables con salarios bajos a pesar de ser los jornaleros quienes elaboran los productos con mano de obra, “las empresas trataran de buscar estrategias para lograr formas, esquivar una serie de compromisos”, en voz de la Dra. Sara María Lara Flores del Instituto de Investigaciones Sociales-UNAM, en entrevista para Chiapas Expediente Nacional. El movimiento que se ha llevado a cabo en San Quintín ha aludido las condiciones de otros estados de la República mexicana donde existen circunstancias aún más perecederas.

La Alianza de jornaleros en el Valle de San Quintín cerró hasta el momento la mesa de negociación del pasado 04 de junio, con el fin de conseguir incrementos salariales para los trabajadores agrícolas del estado de Baja California, se dijo que el sueldo base se asignarán conforme a una clasificación de las agroempresas en pequeñas, medianas y grandes encargándose de ello La Secretaría de Agricultura (Sagarpa) y la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS) junto con el IMSS y el Gobierno del Estado.

Dentro del contexto salarial no ha existido una diferencia, en el valle de San Quintín no se paga por día, se gana por la labor realizada y no por la jornada, también se toma en cuenta la compañía, el producto o la época de año para realizar el pago, la mano de obra se ha visto disparada pues se tiene que laborar con más rapidez para lograr obtener un salario más redituable. “Algunas de las cifras de ciertas compañías no reflejan la media, reflejan lo que los trabajadores con más experiencia, rapidez y fortaleza pueden hacer”, dijo Zlolniski.

Aparte de la demanda salarial existen más problematicas como la seguridad social y una de los temas principales es dar seguridad a los jornaleros en términos de empleo pues se puede llegar a un acuerdo salarial y posteriormente cambiar la estrategia, “habrá que ver cómo se logra en la práctica la aplicación de estos acuerdos”. “El movimiento de San Quintín es un parteaguas en la historia de los trabajadores agrícolas en México”, comentó la investigadora Sara Lara.

San Quintín ha sido una región de progreso pues a pesar de las dificultades donde han estado inmersas nuevas tecnologías, la región ha contado con diversas producciones con mano de obra que aunque conlleva a un proceso se ha sabido llevar a cabo con resultados productivos de calidad, algunas medianas empresas se han adaptado a cambios tecnológicos a través de los años, “esta producción de tecnología requiere de grandes inversiones de capital y solo grandes empresas lo logran, eso explica por qué muchas empresas salen del mercado”, argumentó Zlolniski.

Hay compañías mexicanas que tienen problemas con distintos factores en cuanto a la productividad, se tiene el acceso a mano de obra buena y barata pero no hay control e inspección del gobierno mexicano y es parte del problema que está detrás de esta huelga pues no hay elementos útiles y no existe una solución de renovación, existen beneficios en compañías que migran a México con capital del extranjero que han amplificado la producción y de esta forma cubren en gran parte el mercado norteamericano durante gran parte del año. “La producción es cada vez más productiva pero los salarios no reflejan la productividad y la bonanza económica”, indicó Zlolniski.

El antropólogo comentó “No solo compañías extranjeras explotan a los trabajadores, son en  general las grandes compañías, compañías de nombres mexicanos explotan igualmente, algunas tiene conexiones políticas que permiten hacer cosas que empresas extranjeras no pueden”.

El poder que han tenido ciertas empresas en México ha sido por el Tratado de libre comercio (TLC) el cual también se ha visto como desigual en su metodología pues ha facilitado la colocación de producción de ciertas empresas del noroeste y noreste de México pero no ha visualizado las discrepancias de las regiones y existe una competitividad con grandes empresas del extranjero principalmente de Estados Unidos y Canadá, “esto pone en desventaja a la mano de obra en temporada baja de ciertos productos”, concluyó la Dra. Lara.

Los trabajadores se han ido acoplando en San Quintín, muchos de ellos migrantes, su lucha por años ha sido por la violación de los derechos laborales estando también inmersos sus derechos humanos, pidiéndole al gobierno apoyo sin recibir mucho a cambio, se tienen que abordar diferentes puntos para la situación de mejora en el valle de San Quintín en el cual el gobierno de fin al conflicto, no obstante se han hecho trabajadores más calificados, “encontramos que compañías de Estados Unidos reclutan trabajadores de san Quintín de manera temporal a EU que pueden ganar mucho más”, dijo Zlolniski.

“Siempre ha existido conflictividad, no son solo trabajadores del campo, son ciudadanos residentes y ellos han ido construyendo la región, esto refleja la desigualdad en la que se vive”, comentó Zlolniski.

San Quintín desde años atrás ha sido de conflicto y la respuesta por parte del gobierno era localizar el conflicto, “el logro de la alianza ha sido internacionalizarlo, llevarlo a la luz, pues San Quintín no ha tenido un buen lugar”, concluyo el antropólogo Zlolniski.