Search
Sunday 20 September 2020
  • :
  • :

Las empresas biotecnológicas son una amenaza: Miguel Altieri

baserribizia.infoEn el marco de las recientes y constantes autorizaciones para la siembra piloto de semillas transgénicas en México, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) exhortaron al gobierno mexicano a prohibir por completo la liberación de transgénicos en el campo. Al contrario de lo que se afirmó sobre la biotecnología moderna aplicada a la agricultura, en el tiempo en que se ha probado ha causado más perjuicios que beneficios.

Con la presencia de Miguel Altieri, autoridad reconocida internacionalmente en el campo de la agroecología, el pasado 13 de julio la UCCS en la conferencia de prensa expresó que hace 20 años las premisas que apoyaron la implementación de prácticas agroquímicas y de tecnologías de modificación genética, se contradicen así mismas con los resultados. Según la UCCS las practicas promovidas por Monsanto no son sustentables e impiden la implementación de soluciones adecuadas para los retos de alimentación y agricultura en estos momentos de crisis ambiental y ecológica.

El especialista en agroecología y profesor de la Universidad de California Miguel Altieri, opinó que en un contexto global la utilización de la tecnología controlada por multinacionales es un intento de imponer un modelo de desarrollo, que controla no solo a las semillas, sino al sistema alimentario en general. Resalta que el poder económico que están adquiriendo estas empresas biotecnológicas atentan contra los procesos democráticos en diversos países, entre ellos México.

La mayoría de las innovaciones científicas en están áreas de agricultura están orientadas a la obtención de ganancias en lugar de encontrar una respuesta a las necesidades humanas, por consiguiente el énfasis de la industria de la ingeniería genética realmente no es resolver los problemas agrícolas, sino el incremento de la rentabilidad.

Miguel Altieri ha impulsado la agroecología en todo el mundo, esto es una agricultura ambientalmente sana, diversificada y que rompe el monocultivo, y que no dependa de insumos agrotóxicos. También se caracteriza por buscar la viabilidad económica y la justicia social. Por esta razón, la agroecología debe complementarse con políticas agrarias que busquen la seguridad alimentaria, la conservación de los recursos naturales y la eliminación de la pobreza rural.

El llamado “adre de la agroecología” pide que los gobiernos aprendan de estos problemas de las grandes potencias y privilegien la agricultura campesina de pequeña y media escala. Así se contará con sistemas más productivos que conserven el ambiente, jugando un papel clave en la soberanía alimentaria. Para esto se deberá enfatizar el apoyo y atención en los mercados locales y nacionales.

Iván Fernández

Escuchar reporte

LEER MÁS:

Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad

Transgénicos no son la «solución mágica» al problema alimentario: experto