Search
Wednesday 2 December 2020
  • :
  • :

Las infancias son sobreexplotadas en el trabajo del campo: María Antonieta Barrón, Profesora de la Facultad de Economía de la UNAM

Escucha el reporte


Descarga
EXPLOTADOSLILOFOTO1

Por Geraldina Lázaro

La situación laboral y social de los jornaleros de San Quintín no se trata de un caso aislado y exclusivo de ese sector de la población. Por décadas, los y las jornaleras migrantes indígenas han sido sometidos al trabajo de campo mal remunerado, al cual acceden por la necesidad de mantenerse y a su familia. Hasta apenas unas semanas atrás se dió a conocer un caso que comenzó a causar revuelo y que hizo visible ante la sociedad mexicana las condiciones precarias en las que viven y laboran trabajadores indígenas del sector agrícola junto a familias enteras puesto que de no trabajar todos los miembros que la integran, su situación o modo de vida sería aún más catastrófica.

Dentro de este levantamiento jornalero en San Quintín, se ha evidenciado el mal trato que predomina y vulnera los derechos humanos de hombres, mujeres y niños. Este último sector de la población jornalera, es el menos visibilizado en toda esta discusión y que representan un esfuerzo laboral importante para el sustento familiar.

A decir de la María Antonieta Barrón, Profesora de la Facultad de Economía de la UNAM “La contratación de niños significa una sobreexplotación, se expone a la infancia”. Explicó que hasta el año 2000, aproximadamente existía un el Programa Nacional con Jornaleros Agrícolas que colaboraba con familias cuidando de los niños, sin embargo, en las últimos dos sexenios panista y este último priista en curso, no mostraron interés en dar seguimiento. Aseguró la profesora Barrón “la Ley Federal del Trabajo establece que tienen que darle guardería y tiempo para que las madres de familia amamanten a sus hijos y eso no existe”.

Sobre la construcción del Programa Nacional con Jornaleros Agrícolas y su versión más vigente coordinada por la SEDESOL llamada Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas (PAJA) dijo Antonieta Barrón, “no han tenido una buena estructura y no se han obtenido en su totalidad resultados funcionales, que están diseñados pero que no son aplicables. Los programas son la excepción no la regla, hasta que se levanta la voz se preocupan por saber qué es lo que está pasando con ellos, con la familia”. En este contexto, explicó la profesora que no se atrevería a hacer una afirmación pero considera que por falta de voluntad política no se da seguimiento a la implementación de dichos programas.

“No hay opción, toda la familia debe laborar para obtener una remuneración sin ser satisfactoria, la infancia se está perdiendo de algo fundamental que es el derecho al estudio, al aprendizaje que se ha prohibido por el cumplimiento de una labor en el campo que no les corresponde”, argumentó Antonieta Barrón. Para la investigadora por excelencia en el tema de trabajadores migrantes “no se trata de usos y costumbres que los niños no vayan a la escuela ni tampoco que ellos estén consientes que van a sacrificar sus condiciones, simplemente no hay oportunidad”,

El Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas (PAJA) que existe en la actualidad proporciona becas, sin embargo, se vuelve algo complejo cuando migran los jornaleros  ya que la pierde al llegar a otra localidad “esas son deficiencias del programa, el analfabetismo no se ha combatido, de los jornaleros indígenas el 16 % es analfabeta, el programa no ha jugado el papel que tenía que jugar”. Según las estadísticas del Programa Nacional con Jornaleros Agrícolas únicamente existe 35% de población indígena como jornaleros agrícolas, pero no es garantía, pues se estima que existen más, “no se está beneficiando en ningún sentido pues los porcentajes de apoyo a la familia en general son muy bajos”, comentó la profesora en economía.

4df17cca-386e-41bc-b06a-44589a847756

Por otro lado, calificó Antonieta Barrón de irracional la Secretaría de Gobernación pretenda dialogar con la Secretaria del Trabajo la cual no está ejerciendo el cumplimiento de la ley, “ellos son los responsables de cubrir las necesidades del trabajador y llevarlas a cabo respetando lo ya establecido… (los jornaleros) no tienen contrato de trabajo, no tienen seguridad social, no existe una jornada regulada, se supone que esto lo debía hacer el secretario del trabajo Alfredo Navarrete Prida, su trabajo es vigilar el cumplimiento de la ley”, asentó.

La especialista también opinó sobre el aprovechado papel de los “sindicatos fantasmas“ y aseguró que se dedican a importunar y “colgar” de los jornaleros para obtener beneficios pues no saben lo que es estar en pie de lucha intentando hacer valer los derechos laborales y humanos. Finalizó diciendo que “espera que haya una respuesta gubernamental por lo menos de las cuestiones básicas y elementales de la secretaria de trabajo y que los jornaleros logren sus objetivos”.