Mercadotecnia, que Monsanto diga que no cobrará a campesinos con maíz contaminado: Dr. Antonio Turrent de la UCSS

  • Tres razones protegen hasta ahora a los campesinos
  • Existe el riesgo que el gobierno ceda y pague regalías a Monsanto

Escucha el reporte


Descarga

turrent

El martes 11 de agosto en el programa Chiapas Expediente Nacional se transmitió en vivo un encuentro titulado “transgénicos a debate” entre la Demanda Colectiva Maíz y la empresa trasnacional Monsanto, quien pidió un derecho a réplica tras un reportaje de la demanda colectiva sobre la siembra de maíz transgénico.

En esta mesa de diálogo estuvieron presentes representantes de Monsanto entre ellos el Dr. Eduardo Pérez Pico director de regulación para América del Norte quien declaró que no haría juicio en contra de los campesinos que fueran contaminados por los maíces transgénicos, “es una decisión del productor si quiere guardar la semilla para sembrarla el siguiente año, cosechar la tonelada que cosecha o es una elección decidir si quiere un  maíz que pueda producir hasta 6 toneladas, nadie le va a impedir hacer eso y Monsanto no lo ha hecho en ninguna parte del mundo ni pretende hacerlo en México”, de manera que las practicas respecto a reclamar la propiedad de una tecnología inmersa en un cultivo o en una planta de modo natural, entrecruzada por ser una planta de polinización abierta no son practicas realizadas por Monsanto y tampoco intentan que México vaya a ser uno de los casos.

El Dr. Antonio Turrent quien es parte de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) con más de 50 años de estudiar el maíz, analizó la declaración del Dr. Pérez Pico como una estrategia mercadotécnica, muy lejos de aportar razones éticas, humanistas y solidarias como se quiso demostrar.

Existen tres razones puntuales para que Monsanto no pueda demandar a productores que tengan maíz contaminado.

  • La “Ley Federal de Variedades Vegetales” protege al campesino obtentor y no reconoce a las patentes en plantas, es decir da protección al campesino que crea la variedad, que utiliza métodos y técnicas del mejoramiento vegetal como la aplicación de la técnica, de manera que el gobierno no podría forzar a los productores a pagar regalías pues esta ley los ampara.
  • Actualmente la contaminación de las razas nativas de maíces con ADN transgénico es muy baja pero ha alcanzado a 16 estados, es preocupante indicó el Dr. Turrent pues podría continuar, sin embargo el grado de la contaminación aun no ha logrado poner en marcha la finalidad de Monsanto.
  • Alrededor de 2 millones de familias campesinas siembran maíz nativo y meterlas a la cárcel por utilizar maíces contaminados no es opción pues saturarían a las autoridades.

¿Qué están haciendo para superar esos tres puntos?

En el primero de los puntos se tendría que modificar la Ley Federal de Variedades Vegetales. Se consiguió hace dos años que el senado de la república admitiera cambiar dicha ley, ¿cómo lo hicieron? el Dr. Turrent afirmó que los convencieron y no sabe cuál fue la razón, únicamente se envió la minuta a la cámara de diputados, dónde favorablemente sucedió en tiempo y forma. Hubo manera de dar cuenta pues productores y científicos acudieron a la cámara de diputados con el fin de hacer frente y no permitir que se aprobara pues de haber sido así sería en términos definitivos, permanecería por siempre, cuestión que ayudaría a lo que busca Monsanto, sin embargo se logro frenar pues en el momento en el que se votaría fue cuando se accedió a no subirla pero a la fecha continua la ley en la cámara de diputados, “estoy seguro que en este momento hay horda de abogados de Monsanto que están trabajando este tema, precisamente para lograr que se cambie”.

El mercado nacional de semilla de maíz es otro de los puntos relevantes pues los ingresos de capital variable tendrían que ser muy altos, se tendría que adquirir la semilla en toda la república mexicana aunado a la compra de agroquímicos que van de la mano con la tecnología que Monsanto utiliza que es de alrededor de 20 millones de pesos anuales, una cantidad que debe tomarse en cuenta, “no es cierto que Monsanto este preocupado porque México importa 1 de cada 3 kl de maíz, es más bien porque lo ven como su gran oportunidad”.

Una de las soluciones podría ser llegar a un acuerdo con el gobierno mexicano, un acuerdo de capital en donde el gobierno acceda a pagarle a Monsanto sus regalías, en vez de ser a los campesinos que son ellos los titulares de los derechos de autor, de este modo “Monsanto se llevaría lo que espera y México sería un país en donde se reconocería la ley y el orden”, estaría de acuerdo en no hacer ruido y todos estaríamos satisfechos, agrego el Dr. Turrent.

Muchos juicios referente al tema de transgénicos se han presentado y Monsanto a logrado impulsar en Estados Unidos, Colombia y Chile la prohibición de que cualquier productor produzca su propia semilla, se está yendo frente a los intereses de dueños de las patentes. Por ejemplo en Estados Unidos la condición de esta ley es muy elevada en cuanto a las multas que se le atribuirían a un productor que produzca su propia semilla, “a partir de la cosecha que el obtuvo, de algo que el compro, de los intereses multinacionales”.

En Colombia hubo un acontecer hace dos años respecto a la Ley Federal de Variedades Vegetales pues fue en este país en donde se firmo la ley y no era precisamente en un caso de transgénicos, sino de las empresas multinacionales que eran propietarios del cultivo de trigo que se cosechaba teniendo como resultados que su gobierno les aplicará la ley destruyendo las semillas que conservaban los productores, “este caso se conoció en todo el mundo y tuvo lugar a un paro agrícola nacional donde finalmente tuvo que ceder el gobierno, muy probablemente cedió porque los propietarios de las patentes seguro llegaron a un acuerdo financiero entre el gobierno de Colombia y los intereses multinacionales para que dejaran a los productores”. Por último y no menos relevante en Chile igualmente hubo una revuelta con la Ley Federal de Variedades Vegetales, que se logró anular.

En la actualidad la Ley Federal de Variedades Vegetales se manifiesta con México y a plazo largo porque hay soluciones para los intereses multinacionales, finalizó.

 

 

También te podría gustar...