México, en 20 años se ha vulnerado la soberanía alimentaria

Escucha el reporte

Descarga

campesinochiapas

Por Anajanci Burguete

México sufre una condición de inseguridad y vulnerabilidad alimentaria sin precedentes que compromete seriamente la soberanía nacional y afecta gravemente la salud de gran parte de la población. En nuestro país, 14 de cada 100 niños menores de 5 años padecen desnutrición; ese problema afecta a 7 millones de personas en pobreza extrema, mientras, resultado de la carencia de un programa alimentario y de dejar en manos del “libre mercado” la producción de alimentos, el 70% de la población adulta es obesa.

Rubio Gonzales, campesino mexicano por más de dos décadas, menciona que “existe un abandono del campo, ya no se produce en nuestras tierras y desafortunadamente se está abandonando donde realmente está la esperanza. Los pueblos y las comunidades están entendiendo que es urgente recuperar ésta soberanía alimentaria por que todos los casos registrados de cáncer y diabetes son precisamente por la alimentación”.

De acuerdo con datos del último censo de población, durante el 2010 al menos 1 de cada 10 hogares vivió una situación de carencia en la alimentación, de tal manera que la quinta parte de la población no tiene recursos para comprar la canasta básica. Importamos más del 40% de los alimentos que consumimos en el país y, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, para el 2030 el 80% de los alimentos vendrán del exterior; aunado a esto, la migración es otor problema que se suma a la falta de alimentación adecuada.

Para Isabel Reyes de la Red de Promotoras y Asesoras rurales en Chiapas “somos consumidores pero no somos productores, tenemos que dejar de ser consumidores de las grandes tiendas trasnacionales y revalorar la dieta tradicional, porque sigue siendo la posibilidad de tener una alimentación sana y se a perdido gradualmente”.

Por su parte Rita Isabel López López del área del Consejo de Migrantes de Palenque, Chiapas, menciona que “si la tierra se trabajara no habría la posibilidad de que migraran nuestros hermanos, porque quienes migran pierden su cultura, sus raíces y tradiciones”.

También te podría gustar...