Search
Sunday 20 September 2020
  • :
  • :

Muestra de Cocina Zoque: desde tierras chiapanecas para paladares capitalinos

Alejandra Maciel

El pasado martes 6 de noviembre, el Museo Indígena en la Ciudad de México tuvo a bien la organización de una muestra representativa de cocina Zoque, con el objetivo de dar a conocer en forma abierta y gratuita parte de la riqueza culinaria de esa cultura milenaria, originaria de Chiapas. Por cierto, la más antigua del estado y la única que no pertenece a la familia lingüística maya.

Con auspicio de la Comisión Nacional para el Desarrollo de esos pueblos en México y en coordinación con la delegación estatal, el evento incluyó un panel, una degustación y la proyección de videos sobre Copainalá, municipio emblemático de la región zoque.

El antropólogo José Espinosa moderó la exposición que la cocinera tradicional Rosalinda Jiménez hizo ante el auditorio, en torno a la geografía, la historia y la cultura que nutre la gastronomía de su pueblo: ingredientes, recetas, métodos e instrumentos de preparación, ritos y creencias. Ataviada orgullosamente con la vestimenta tradicional que es propia de su gente, Doña Rosalinda compartió algunas de las claves para comprender la riqueza y permanencia de los conocimientos culinarios zoques que se sostienen en el tiempo. Afirmó que el sentido de comunidad y el interés en la convivencia es lo que motiva a aprender a cocinar y a preparar alimentos para los otros, porque es una forma de procurar y cuidar a los demás.

La comida es entonces un elemento de reproducción cotidiana que refleja una comprensión muy profunda del entorno, pero también forma parte de un complejo cultural junto con festividades, danzas, música, tradiciones y costumbres: “En mi pueblo, la convivencia es tan fuerte y tan bonita con nuestra gente que cuando alguien llora o cuando ríe, todos lloramos o celebramos con ella”, afirmó Doña Rosalinda.

Variedad de platillos y bebidas (prehispánicos y ceremoniales de fiesta), dulces tradicionales y postres deleitaron los paladares capitalinos: dobladitas de hongo, tamales de chipilín y de hoja de milpa, consomé de shuti (caracol de río), Pimbü, adobado de res y frijoles refritos, cochito horneado; cupsi, mistela de leche, atol agrio, pozol de cacao, te de zacate, chocolate de agua, café de olla; empanaditas de queso, dulce de poksinü, pastelito de camote, dulce de nuégado.

Sin duda, una invitación a descubrir la multiculturalidad de México y a sumarse a los esfuerzos por preservarla.

Alejandra Maciel

Escucha el reporte