Search
Saturday 19 September 2020
  • :
  • :

Municipios del Estado de Guerrero están siendo hostigados por el Ejército

♦ Policías ciudadanas y habitantes denuncian que están siendo provocados para justificar una represión

Escucha el reporte Descarga

autodefensas_guerrero

Por Centro de Estudios Ecuménicos/ Mauricio  Álvarez

Octavio Maganda Gallardo es promotor regional de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero. Él como muchos otros ciudadanos y ciudadanas del Estado sienten violentado su derecho al libre tránsito por parte de militares que desde el lunes 27 de enero iniciaron un operativo para desarmar a las Policías Ciudadanas, las cuales tiene presencia en 14 municipios de la Costa Chica de Guerrero.

 

“Nos están violentando nuestros derechos como ciudadanos al no dejarnos transitar, primero el pretexto era que no podíamos pasar con armas, las dejamos, y ahora ni siquiera nos dejan pasar caminando”

 

Maganda Gallardo siente indignación por el sitio y hostigamiento del que son objeto por parte de los retenes militares:  “Tan sólo para llegar del municipio de San Marcos a Tierra Colorada hay 8 retenes. Más que controlarnos solo están generando indignación, la poquita credibilidad que teníamos en el Ejército la estamos perdiendo. El gobierno debe de utilizar una mejor estrategia»

 

El jueves 23 de enero mujeres y hombres integrantes del Sistema de Seguridad  y Justicia Ciudadana se congregaron en la comunidad del Ocotito municipio de Chilpancingo por petición del Comisariado Ejidal del municipio quien solicitó el apoyo al SSJC por la situación constante de abusos y delitos por parte del crimen organizado. Al día siguiente 7 comunidades más del municipio de Chilpancingo se sumaron para organizar Policías Ciudadanas en sus localidades.

A partir de la incorporación  de estas nuevas localidades del municipio de Chilpancingo, el 27 de enero el Ejército, la Marina y la Policía Estatal comenzaron un operativo de desarme de las Policías Ciudadanas de las comunidades de Ocotito y aledañas, y una ocupación desproporcionada y amedrentadora en los 14 Municipios de la Costa Chica en donde el sistema tiene presencia.

 

Para la promotora del Sistema de Justicia Ciudadano Ruth Aylin Delgado Bahena las Policías Ciudadanas y el Sistema de Justicia se está perfeccionado: “No estamos en contra de las instituciones, al contrario buscamos nos ayuden a perfeccionar nuestro Sistema de Justicia y Seguridad (…) siempre hemos estado abiertos al diálogo y a la coordinación».

 

“Llevamos meses pidiendo el apoyo de la policía Municipal y Estatal y nunca hubo una repuesta favorable. Nosotros hemos actuado de esta manera por necesidad y por urgencia, no por gusto”. «Nosotras, mujeres, madres, hermanas nos sentimos más seguras con nuestra Policía Ciudadana porque somos nostras y nosotros mismos quienes nos cuidamos”.

 

En respuesta, las comunidades llevaron a cabo el día de hoy la Marcha por la Paz y Justicia que avanzó desde el Municipio de Tierra Colorada hasta la localidad de Mazatlán (a solo 8 kilómetros de la ciudad de Chilpancingo), con el objetivo de reiterar su apertura al diálogo con los tres niveles de gobierno y manifestar que su interés primordial son la paz y el desarrollo de la región.

 

Hasta el día de hoy a las 8 de la noche, el recuento de la presencia de fuerzas federales es de: ocho retenes militares que discrecionalmente impiden el paso a ciudadanos y ciudadanas en la carretera federal entre los municipios de Florencio Villarreal y San Marcos, 20 vehículos militares en el crucero de las Cruces, seis a la altura de la comunidad de Llano Grande y ocho camionetas de las policías federal y estatal.

 

La función  de las fuerzas de seguridad federales no debe de ser el de hostigar y violentar a las comunidades suscritas al Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana. Al actuar de esta manera el Ejército no está cumpliendo con su función de defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación como los cita el artículo primero de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, además pierde legitimidad ante la población como lo expresa el artículo segundo de la ley de Disciplina y Fuerza Aérea Mexicana que dice “El militar debe observar buen comportamiento, para que el pueblo deposite su confianza”.

 

El Centro de Estudios Ecuménico solicita se restablezca el diálogo entre el gobierno federal y el Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana suspendido en agosto de 2013, el retiro del Ejército y el respeto a las garantías constitucionales y derechos humanos de la población, así como el restablecimiento de la paz en el Estado.