Pende de hilos la industria eléctrica

El 11 de octubre de 2009 Felipe Calderón decretó la desaparición de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) argumentando que el costo de la paraestatal era demasiado para los mexicanos. Cerca de 40 mil trabajadores de LyFC se quedaron sin empleo y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) es quien se encarga de suministrar energía al centro del país desde entonces.

Otro de los alegatos para desaparecer LyFC fue que daba un pésimo servicio. Antonio Gersherson, columnista del periódico La Jornada y ex funcionario del Gobierno del Distrito Federal, conoce de cerca los vericuetos de la industria eléctrica y confirma que los problemas del servicio se multiplicarán, eso sin contar con el desastre que provoca desemplear a decenas de miles de trabajadores.

Escuchar a Antonio Gersherson

También te podría gustar...

279 Respuestas

  1. Nicte-Ha Camacho dice:

    Pues yo también considero que en nuestro amado México todo pende de un hilo. Miro a mi alrededor y me encuentro con que dicen que no hay agua, en nuestra bello D.F. construyen por aquí, construyen por allá y luego esos «segundos pisos» que para transitar por ellos debemos pagar. Y entre esto y muchas cosas más, yo me pregunto: «¿Por qué dicen que no hay agua, si ha llovido bastante, han habido grandes inundaciones, si nuestro bello planeta tiene más agua que nada? Será que también el agua está en manos de empresas privadas y/o transnacionales? Dicen que construir plantas ecológicas es muy caro y sí, yo lo entiendo pero … aquí se genera mucho dinero, México es un país muy rico en todo con excepción de la población, quienes más que pertenecer al Terce Mundo, parece que pertenecemos al Séptimo y con todo el dinero que generamos entre todos, ¿que no sería más que suficiente para cuidar más a nuestro país y sus habitantes y tal vez hasta sobraría para «ganancias extras» de quienes ostentan el poder?» Y bueno, entre tantas y tantas cosas, me pregunto también: «En qué artículo de la Constitución dice y quiénes fijan los salarios que perciben los presidentes, ex-presidentes (y sus familias), diputados y senadores?» Es … es … la verdad no encuentro palabras ante esto; es que … no tiene nombre. Si estas personas ganaran lo justo, todavía se podría hacer mucho más por nuestro hermoso, rico, mágico, saqueado, mal cuidado y mal querido México que aún después de varias centurias, sigue dando y dando para todos. Ruego a ustedes disculpen pero jamás podré entender … Lo que sí sé es que amo mucho a mi México.
    Yo les agradezco mucho a ustedes y convivir con ustedes me causa satisfacción. Dios los bendiga.
    Nicte-Ha Camacho.