Search
Thursday 1 October 2020
  • :
  • :

Policías de orientación comunitaria, un ejemplo de cómo los pueblos indígenas incrementan su seguridad

Escucha a Juan Salgado, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas, (CIDE)

Descarga

policia 2Entrevista Eugenio Bermejillo

Recientemente se abrió a la luz pública el desarrollo de los grupos de autodefensa de región de  Tierra Caliente michoacana, el caso de Tepalcatepec provocó incluso visitas de autoridades federales responsables de la seguridad. Hay una nueva apreciación de lo que son estos grupos y ya no se les descalifica como “enfrentamientos entre delincuentes”, ahora incluso las policías formales están colaborando con estos esfuerzos comunitarios.

Por lo tanto, vuelve a ser tema de discusión las vías para controlar, mitigar y erradicar la violencia proveniente del crimen organizado. Durante la última década han surgido policías comunitarias en diversas entidades del país, ¿Cuál es el origen de estas experiencias de autoprotección de los pueblos? Juan Salgado, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), nos brinda un acercamiento al tema.

El investigador explica que la policía de orientación comunitaria no es una alternativa nueva en el territorio nacional ya que tiene antecedentes históricos importantes, “el modelo de las policías comunitarias está basado en la tradición indígena de tequio, es decir, en el trabajo comunitario para distintos fines. De acuerdo con la raíces de las comunidades indígenas es costumbre realizar trabajo para los demás miembros de la comunidad”.

Lo que este tipo de administración de justicia busca es tener un acercamiento con la población, quienes ven a esta opción de seguridad como la fuente más confiable para denunciar los hechos delictivos a los que se enfrentan día a día. Es por esta razón por la que en distintos estados de la república se ha implementado dicha formas policías de orientación comunitaria.

Existen algunos casos en el país que han cobrado relevancia por la manera de organización, administración y procuración de justicia que realizan en sus comunidades; uno de ellos, quizá el más desarrollado, es la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), en Guerrero, la cual imparte la justicia en esta región, basándose en un reglamento interno que incluye las formas tradicionales indígenas de resolución de problemas. “Generaron un sistema de reeducación, en el cual tienen sus cárceles comunitarias, pero es un sistema muy orientado hacia que los infractores puedan redimir o reparar el daño a la comunidad a partir de trabajo comunitario” explicó Juan Salgado.

Un ejemplo de policías de orientación comunitaria en ambientes no indígenas es el proceso de algunos municipios de Chihuahua, en el que, se busca combatir la causa del crimen incluyendo a antiguos pandilleros a la policía. “Han tenido una aproximación muy inteligente hacia el trabajo con bandas que consiste en no destruir a la pandilla sino aprovechar estos vínculos  de lealtad que hay entre los jóvenes para orientarlos a un trabajo positivo” comentó el investigador.

Sin embargo, existen impedimentos que dificultan el reconocimiento de estas prácticas de seguridad  como acciones legales. Juan Salgado propone que se debe reconocer la pluralidad jurídica que existe en el país, además de realizar reformas a lo que se establece en el artículo 2° constitucional, para que dichas organizaciones sociales operen de manera lícita.  “Lo que establece nuestra ley es el derecho a la organización política, en ese sentido el tener un sistema de justicia alternativo va más allá de una organización política. Tener a unas personas en prisiones comunitarias es técnicamente un secuestro… y los indígenas además de ser indígenas son ciudadanos mexicanos y se les debe respetar”, concluyó.