Search
Friday 3 July 2020
  • :
  • :

Que paguen responsables por la muerte de mi hijo: madre de víctima en Nochixtlán

Foto: Desde las nubes

Jesús Cadena Sánchez era humilde, consciente de lo que pasaba en su país. Apoyaba a la gente que lo necesitaba, cada vez que alguien visitaba su hogar les daba la bienvenida: «pásele, tome algo, un vasito de agua, un taco…» lo que él tuviera en la mano lo ofrecía. Era una persona muy atenta, asegura su madre Patricia Sánchez, quien ha sido mamá y papá para sus 6 hijos porque su padre falleció. » (Jesús) Era mi único apoyo. Yo soy comerciante, vendo de almorzar y soy aplicadora de exámenes del INEA».

De acuerdo con información que ofrecieron testigos de la masacre del 19 de junio en Nochixtlán, Oaxaca, mientras las campanas de la iglesia del municipio llamaron a la población para que se reuniera en la carretera, los disparos de la policía continuaban. Frente al ataque de la policía federal, cuatro jóvenes intentaron resguardarse detrás de una pequeña casa en construcción ubicada cerca del punto donde la carretera estaba bloqueada.

.Sin embargo, a pesar de su intento, no lograron cubrirse de las balas, por lo que se escondieron en un sembradío y permanecieron pechotierra. En ese lugar, Anselmo Cruz, de 33 años, y Jesús Cadena, fueron heridos: “Hubo un momento en que no hubo red, no hubo señal por ningún lado. Yo le estuve insistiendo… Me dijo que tenía un «rozón» de bala pero nunca me dijo que era un impacto grave”, afirmó Patricia al reportero Pablo de Llano, en una transmisión en vivo desde Nochixtlán, difundida por el periódico español El País. 

Jesús recibió un disparo en la ingle, que momentos después le provocaría la muerte. Fue una de las 11 víctimas mortales de la masacre que ocurrió ese domingo en el municipio oaxaqueño de Asunción Nochixtlán. Su madre asegura que tardó cerca de 24 horas para que le entregaran el cuerpo de su hijo. «Nadie ha dado la cara aquí para apoyarnos. Estoy muy indignada contra el gobierno porque es él el que nos está matando a nosotros como pueblo”.

.Las investigaciones sobre lo ocurrido en Nochixtlán apuntan no sólo a la Gendarmería –el cuerpo policial creado por iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto en el 2014–, sino también a las Fuerzas Federales, la división de la Policía Federal (PF) que desplegó el equipo antimotines. Cabe resaltar que hay indicios de que la Gendarmería reforzó con hombres armados el operativo de desalojo el 19 de junio. Por su parte, el presidente municipal Daniel Alberto Cuevas Chávez se deslindó de los hechos ocurridos en esta población. Sin embargo, aseguró que el gobierno estatal fue quien pidió el apoyo de las fuerzas federales.

.De acuerdo con la declaración de varios testigos, los policías llegaron disparando granadas de gas lacrimógeno, mientras que la población y los manifestantes se defendieron con piedras, palos y bombas molotov caseras. Hasta que cayó la primera víctima mortal: Óscar Luna Aguilar, de 23 años, que se encontraba junto con otras personas a algunos metros del grupo de policías que disparaban contra ellos.

.«Lo único que pido es justicia… caerá cabezas», exige Patricia. «Yo no soy tan ignorante, sé que hay alguien que dio esa orden y ese alguien tiene que pagarlo. Yo pienso que si hay justicia deben de hacerla como debe de ser… que caiga esa persona y que se haga responsable de lo que hizo… Por todo eso yo siento que están reprimiendo la educación hacia nuestra gente indígena, hasta nosotros, que por humildes sabemos que no somos tan ignorantes».

Con información de Radio Zapote