Suspenden Cabo Cortés. Un respiro para desarrollar un turismo sustentable

Judith y Mario Castro con el reportero

Con el anuncio de Felipe Calderón de que el proyecto de Cabo Cortés se suspendía se cerró un ciclo de la resistencia de los habitantes de Cabo Pulmo. Este pequeño poblado de ex pescadores, ahora prestadores de servicios turísticos, está ubicado frente a uno de los arrecifes coralinos más llenos de vida del planeta.

Dos años en los que la comunidad, apoyados por una alianza con científicos, ecologistas y ciudadanos había enfrentado un proyecto multimillonario de la empresa Hansa Urbana, una de las corporaciones más grandes de lo que se ha llamado el turismo residencial y que planeaba la construcción de 27 mil cuartos y dos campos de golf en un terreno vecino a la comunidad. Una ciudad instantánea en medio del desierto.

Parte de una nueva tendencia en los proyectos inmobiliarios, Cabo Cortés es uno de los muchos desarrollos que se ubican en el llamado turismo residencial. Era un proyecto que de un solo golpe, duplicaría la capacidad hotelera de la península de Baja California. Por supuesto significaba una derrama económica muy importante que se publicitó entre los pescadores, dueños de los codiciados terrenos como un pase a la prosperidad. Los habitantes de Cabo Pulmo no creyeron las promesas y defendieron tenazmente su estilo de vida y el arrecife coralino que la sustenta.

No pasará mucho tiempo para que se planteé otro proyecto turístico, o quizá el mismo revolcado, pero los pulmeños ven en la suspensión un pequeño respiro que quizá les permita desarrollar su proyecto comunitario, rearmar la identidad de la región y proponer al gobierno un desarrollo acorde a los intereses de la zona.

Escuche este reportaje que recoge la voz de los habitantes de Cabo Pulmo, quienes relatan como dieron esta batalla, ejemplar en muchos sentidos.

Eugenio Bermejillo

Reportaje

LEER MÁS:

Cede Calderón: ordena la cancelación del desarrollo turístico Cabo Cortés

¡Ganamos! Se cancela Cabo Cortés

Página Cabo Pulmo

La Insostenibilidad del Turismo Residencial (PDF)

También te podría gustar...