Tras 7 años liberan a indígena Mazahua por falta de pruebas


Sergio Sánchez Arellano es un pequeño comerciante de dulces residente en el Estado de México, Sergio, indígena mazahua, fue acusado de homicidio calificado y tentativa de robo calificado bajo un proceso lleno de irregularidades. Tras pasar poco más de 7 años encarcelado, el pasado 01 de febrero de 2018, el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito concedió un amparo liso y llano a Sergio, reconociendo la falta de pruebas en su contra. Esta decisión conllevó la inmediata liberación de Sergio Sánchez.

Gabriela Carreón, abogada del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y represente de Sergio Sánchez Arellano mencionó que “fue detenido sin una orden por caso urgente y mucho menos en flagrancia porque los hechos habían pasado 4 semanas antes”.
Otro dato que relató la abogada Gabriela Carreón, es que 8 hombres sin identificarse arribaron al lugar donde Sergio Arellano trabajaba con su esposa la noche del 29 de marzo de 2010 aproximadamente a las 20:00 hrs, sin embargo, el acusado fue presentado hasta el 30 de marzo.

La defensa de Sergio señaló que “la detención fue ilegal bajo el dicho de Sergio, pero incluso concediendo las actuaciones dentro del expediente, la detención resulta ilegal puesto que no existió orden de aprehensión, no medió flagrancia y no se actualizaron los supuestos de caso urgente al haberse sido emitido este acuerdo, de manera posterior a la detención” y como consecuencia le fue dictada una condena de 27 años, 6 meses de prisión.

No fue sino hasta que Sergio presentó un recurso de revisión que fue estudiado por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la ponencia de la Ministra Norma Piña Hernández bajo el registro 7464/2016. El Máximo Tribunal determinó que el tribunal colegiado debía invalidar todas las pruebas derivadas del reconocimiento ilegal y otras que se refirieran a ella; también precisó que se debían revisar las restantes pruebas partiendo del principio de la presunción de inocencia, lo que implica que si había dudas sobre su participación, Sergio debía ser absuelto.

El 01 de febrero de 2018, el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito concedió un amparo liso y llano a Sergio, reconociendo la falta de pruebas en su contra.
El amparo liso y llano, explicó la abogada Gabriela Carreón, significa que prácticamente no hay ninguna prueba en contra de Sergio Sánchez y que además de que se ordena su libertad, el acusado ya no cuenta con antecedentes penales en su historia, “él es inocente en todos los aspectos, no solo para su familia y sus representantes legales, sino también para el sistema jurídico”.

Amnistía Internacional fue otra de las organizaciones de la sociedad civil que documentó y acompañó el caso de Sergio Sánchez Arellano, haciéndolo parte del informe “Falsas sospechas, detenciones arbitrarias por la policía en México” del año 2017.

Liberan a indígena Mazahua

Reportó: Geraldina Lázaro
Foto: www.amnesty.org

También te podría gustar...