Una de cada dos agresiones contra periodistas son responsabilidad de autoridades gubernamentales: Artículo 19

semanarioevidencias

México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. Juan Carlos Romero de Artículo 19 México, afirmó que el contexto en el que los comunicadores desempeñan su labor está caracterizado por una violencia regionalizada, la pretensión no sólo de silenciar sino de dictar agenda a los medios de comunicación, la impunidad y una agresión que proviene en la mayoría de sus casos de las propias autoridades.

Juan Carlos Romero, oficial adjunto de libertad de expresión y protección a periodistas de la organización Artículo 19, declaró que durante el gobierno panista los agentes del estado y crimen organizado fueron dos líneas de fuego entre las que se encuentran los periodistas. La comunicación es un espacio de poder que el crimen organizado y el propio gobierno se han dispuesto tomar y silenciar.

De acuerdo con datos de la organización Artículo 19, Veracruz, Oaxaca, Baja California, Distrito Federal, Tamaulipas y Sonora concentran el 66.42% de los agravios contra comunicadores y medios.

Juan Carlos Romero mencionó que las agresiones están diferenciadas regionalmente: en el norte del país hay un control muy fuerte de la información por parte de la delincuencia organizada, mientras que en el centro y sur la violencia es generada por el poder político. Durante los gobiernos panistas se agravó y se sofisticó la violencia hacia los periodistas, de 2000 a 2012 se cuentan 72 periodistas asesinados, 13 desaparecidos y de 2006 a la fecha Artículo 19 ha registrado 42 ataques contra medios de comunicación; el especialista señala que estos datos no son exactos porque hay un sub registro por el silencio al que se han sido sometidos los propios medios.

Estados del norte como Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León, aunque no concentran la mayoría de los agravios a periodistas, son los lugares en los que la violencia tiene un mayor impacto. “Un periodista asesinado, un periodista desaparecido o un ataque a un medio de comunicación tienen efectos multiplicadores en lo que significa la autocensura. El nivel de violencia es tan brutal que se logra un efecto multiplicador en el miedo y en el silencio”, enfatizó.

Un aspecto importante en cuanto a la injerencia que tiene la delincuencia organizada en los medios es el ya no solamente los silencia, sino que además en algunos casos logra definir su agenda, decide qué es lo que quiere que se publique.

El oficial adjunto de libertad de expresión y protección a periodistas de Articulo 19 mencionó que los temas que ponen en mayor riesgo a los medios y comunicadores son los vinculados con casos de corrupción, delincuencia organizada y las complicidades entre las autoridades gubernamentales y la delincuencia organizada así como los casos de denuncia por violaciones a derechos humanos. En cuanto a los responsables, una de cada dos agresiones son responsabilidad de autoridades gubernamentales, en particular de las fuerzas de seguridad.

Adriana Aguilar

Escuche el reporte

Leer más:

Página de Artículo 19

También te podría gustar...